Ucrania, Rusia, EU y la Unión Europea llegan a un acuerdo

En una reunión en la ciudad de Ginebra, los cancilleres de los países acordaron el desarme de los grupos ilegales, además de una amnistía y el envío de observadores internacionales.
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, consideró la cita como un “buen día de trabajo”.
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, consideró la cita como un “buen día de trabajo”. (Jim Bourg/Reuters)

Ginebra

Estados Unidos, Ucrania, Rusia y la Unión Europea acordaron rebajar las tensiones en el este de Ucrania con una serie de medidas que incluyen el desarme de los grupos ilegales y el envío de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, anunció el acuerdo al término de la reunión en Ginebra, celebrada tras una escalada de la tensión en el este de Ucrania, fronterizo con Rusia, donde en los últimos días grupos de activistas pro rusos tomaron varias dependencias oficiales.

La misión de la OSCE tendrá la tarea de garantizar el retorno de la calma a esa zona, así como la liberación de los detenidos durante la toma de dependencias públicas y otros actos fuera de la ley en esa región, indicó Lavrov.

"Se acuerda que esa misión debe tener un rol preponderante en asistir a las autoridades ucranianas y a las comunidades locales en la implementación de las medidas para rebajar las tensiones allí donde más se necesiten, empezando en los próximos días", indicó un comunicado aprobado por las cuatro partes.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, consideró que la reunión representó un "buen día de trabajo", pero subrayó que las palabras deben traducirse "inmediatamente" en hechos.

Al término de la jornada de reuniones entre los cancilleres de EU, Ucrania, Rusia y la responsable de la diplomacia europea, Catherine Ashton, se anunció también que se procederá al desarme de todos los grupos ilegales en Ucrania, así como una amnistía para aquellos que participaron en los desórdenes.

Mientras, el presidente de EU, Barack Obama avisó a su par ruso, Vladímir Putin, que espera ver que Moscú cumpla su parte del trato para reducir la tensión, ya que en caso contrario se ampliarán las sanciones contra Rusia.

"Mi esperanza es que veamos avances reales en los próximos días, pero no podemos estar seguros de ello dado el comportamiento anterior de Rusia, por lo que estamos preparados para responder si vemos nuevas interferencias", afirmó Obama.

"La cuestión ahora es si Rusia va a utilizar esa influencia que han ejercido de manera negativa para restaurar el orden y que los ucranianos pueda llevar a cabo unas elecciones, avanzar en la reforma de descentralización, estabilicen su economía y comiencen a labrarse un camino de crecimiento y democracia", señaló Obama.

A su vez, Vladímir Putin advirtió a Kiev sobre el eventual envío de tropas al este de Ucrania si no respeta los derechos de los rusos y rusohablantes, aunque apostó por el éxito de las negociaciones de Ginebra.

"Recuerdo que el Senado ruso otorgó al presidente el derecho a usar las Fuerzas Armadas en Ucrania. Confío mucho en no tener que ejercer este derecho", aseguró Putin en respuesta a una pregunta durante su tradicional "Línea directa" con la ciudadanía.

Putin lanzó esta advertencia después de que Kiev anunciara una operación antiterrorista en la región oriental de Donetsk, de mayoría rusohablante y epicentro de la sublevación pro rusa contra el gobierno central de Kiev, al que Moscú niega legalidad.