Piden cientos de personas de Crimea la unión con Rusia

La manifestación coincidió con una protesta de integrantes del grupo feminista ucraniano Femen, quienes fueron arrestadas.

Simferópol

Cientos de personas se congregaron ante el Parlamento de la república autónoma ucraniana de Crimea para pedir la unificación con Rusia, en el mismo lugar activistas del grupo feminista ucraniano Femen protestaron semidesnudas contra la guerra.

Las dos manifestaciones se registraron minutos después de que los legisladores en Crimea aprobaran la incorporación de esta autonomía ucraniana a Rusia y convocaran a un referéndum sobre el asunto para el 16 de marzo.

Tras la decisión, cientos de manifestantes se congregaron ante el Parlamento de Crimea para apoyarla.

Enarbolando banderas crimeas, los concentrados gritan a favor de la anexión con "la madre Rusia" y entonan canciones patrióticas alusivas a que Crimea es parte de Rusia.

En la concentración también hay una gran bandera tricolor del país vecino.

El edificio del legislativo está acordonado por decenas de cosacos que impiden el paso a los curiosos, aunque de vez en cuando salen los diputados para informar sobre las decisiones adoptadas.

Los manifestantes celebran la decisión adoptada poco antes por los diputados crimeos, que por unanimidad acordaron la incorporación de esta autonomía ucraniana a Rusia.

También se convocó un referéndum sobre el asunto para el 16 de marzo, con la pregunta: "¿Está usted a favor de la reunificación de Crimea con Rusia como sujeto de la Federación Rusa?", una consulta que las autoridades locales prorrusas esperan que refrende la decisión parlamentaria.

"Estoy convencido de que la gente votará a favor de la salida de Ucrania y la incorporación a Rusia", dijo a Efe Anatoli, uno de los manifestantes.

"Rusia siempre ha sido nuestra patria, todo era perfecto hasta 1991", cuando se desintegró la URSS y Ucrania pasó a ser un país independiente con Crimea en su seno.

Crimea está poblada por unos dos millones de personas, de las cuáles el 60 por ciento son rusos, el 26 por ciento ucranianos y el 12 por ciento tártaros, favorables a mantener la región dentro de Ucrania.

Las nuevas autoridades de Kiev no reconocen al Gobierno "títere" de Simferópol, que a su vez considera ilegítimo al ejecutivo central y siguen considerando como el presidente de Ucrania al depuesto Víktor Yanukóvich, refugiado en Rusia.