La UE aceptará refugiados de Italia y Grecia

La Unión Europea aceptará repartirse 40 mil solicitantes de asilo llegados de Italia y Grecia desdes el pasado abril, con el fin aliviar la presión sobre esos dos países.

Bruselas

Los gobernantes de los 28 países de la Unión Europea (UE), en la cumbre del próximo jueves y viernes, aceptarán repartirse 40 mil solicitantes de asilo llegados a Italia y Grecia desde abril pasado.

La iniciativa -que se extendería por dos años- tiene por objetivo aliviar la presión sobre esos dos países, principales puertos de llegada de indocumentados en el mar Mediterráneo, y se aplicará únicamente a los inmigrantes procedentes de Siria y de Eritrea.

Según el borrador de conclusiones de la cumbre, sujeto a modificaciones, las personas reubicadas deberán comprobar su “clara necesidad de protección temporal” en Europa.

Los veintiocho también aceptarán crear 20 mil nuevas plazas de asilo en los próximos dos años para personas que ya viven bajo el estatus de refugiado en países externos a la UE.

Por otra parte, podrían aplazar hasta finales de julio la decisión sobre cómo repartirse esos inmigrantes, un punto sobre el que hay muchas divergencias.

La Comisión Europea (CE), impulsora del plan, sugirió que el número de acogidos por cada país se defina con base en un cálculo en el que la población y el producto interno bruto (PIB) cuentan un 40 por ciento, y el desempleo y el esfuerzo previo de absorción de refugiados cuentan un 10 por ciento.

España ha rechazado abiertamente ese método, según el cual sería el cuarto receptor de refugiados de la UE, pese a tener la segunda mayor tasa de desempleo en la mancomunidad.

Por otra parte, el documento de conclusión de la cumbre atiende la petición de Francia para que la reubicación y acogida de nuevos asilados sean acompañadas de una política más dura de expulsiones de inmigrantes irregulares por motivos económicos.

“Las políticas de devolución efectiva, readmisión y reintegración de aquellos que no tengan derecho a protección son una parte esencial para combatir la inmigración ilegal y ayudará a desanimar a que estas personas pongan su vida en peligro”, indica el borrador.

Los líderes europeos acordarán, asimismo, crear centros de identificación rápida, registro y toma de huellas dactilares en los principales países de entrada de indocumentados, que recibirán ayudas financieras para realizar esas tareas.

Al mismo tiempo, reiterarán su compromiso de actuar sobre las causas de la migración y señalarán la importancia de reforzar la cooperación con los países de origen en ese sentido.

También insistirán en la “importante contribución” de la misión naval lanzada por la UE el lunes para combatir las redes de tráfico de personas.