UE se prepara a "varios años" de confrontación con Rusia

La Unión Europea urgió a Moscú a realizar un "cambio radical" en suactitud ante la crisis ucraniana, mientras reconoce que será necesaria una "estrategia a largo plazo" ante la política rusa.
Los líderes europeos llamaron hoy en el Consejo Europeo al gobierno de Rusia a un "cambio radical" ante la crisis ucraniana
Los líderes europeos llamaron hoy en el Consejo Europeo al gobierno de Rusia a un "cambio radical" ante la crisis ucraniana (AFP)

Bruselas

La Unión Europea (UE) se prepara a "varios años" de confrontación con Rusia, a la que urgió hoy a emprender un "cambio radical" en su actitud. "Tenemos necesidad de una estrategia a largo plazo", declaró en conferencia de prensa el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al finalizar una cumbre europea en la que los mandatarios del bloque debatieron su política ante Rusia.

"Esto necesitará planes para varios años, no solamente para semanas o meses", dijo, insistiendo en cuanto a que la UE debe mantener una "posición común" respecto a la crisis ucraniana y frente a Rusia. Tusk afirmó además que Ucrania es "víctima de una especie de invasión".

En las conclusiones publicadas tras la cumbre, los mandatarios felicitaron la formación de un nuevo gobierno en Ucrania y saludaron su "determinación para llevar a cabo las reformas" necesarias.

Expresaron asimismo su "gran preocupación" por la situación en el este de Ucrania y advirtieron que están dispuestos a tomar medidas adicionales "si es necesario", aunque no se habló de añadir nuevas sanciones a las medidas que ya adoptaron contra Rusia por su implicación en la crisis ucraniana, que "tienen un impacto", reconocido por el propio Putin.

Horas antes, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, había estimado que el presidente Vladimir Putin "debería reflexionar seriamente sobre la necesidad de introducir un cambio radical en su actitud". Mogherini estimó que la "situación financiera difícil" que atraviesa Rusia "no son buenas noticias para los rusos", pero tampoco "para Ucrania ni para la UE ni el resto del mundo".

El presidente francés François Hollande, por su parte, aseguró que la UE sabía "que las sanciones tendrían un impacto, un impacto en Rusia, pero también en Europa". Cuando la UE elaboró las sanciones económicas y sectoriales contra Rusia, cada miembro del bloque transmitió a la Comisión una estimación del impacto de éstas en sus economías.

La cifra no trascendió, pero el primer ministro ruso, Dimitri Medvédev, indicó hace poco más de una semana que el costo para la UE sería en dos años de 90 mil millones de dólares. El bloque aprobó hoy sin embargo una nueva serie de medidas punitivas de menor calado contra Moscú en dirección esta vez de Crimea, reanexionada por Rusia en marzo.

Sin cruceros a Crimea

La UE prohibió toda inversión en esa península así como al amarre en sus puertos de los cruceros turísticos. La respuesta de Rusia no tardó en llegar. El ministerio de Relaciones Exteriores ruso indicó que la UE debe comprender que Crimea es "una parte inalienable" de Rusia.

Hollande evocó la posibilidad de disminuir las sanciones "si Rusia se adentra en el proceso de una solución a la crisis en Ucrania". Las medidas adoptadas durante el verano boreal estarán vigentes hasta junio de 2015.

"Las sanciones no son un fin en sí", estimó la canciller alemana, Angela Merkel, en conferencia de prensa. "Se imponen cuando hay razones para hacerlo, cuando es necesario, pero pueden también quedar sin efecto si no hay razones para aplicarlas", añadió.

La UE espera "avances suficientes" de parte de Rusia en la aplicación de los acuerdos de Minsk para una solución política en Ucrania. "El restablecimiento de la integridad territorial. Será el criterio, y es lo que se desprende del debate de hoy para determinar si levantamos las sanciones o no", aseguró Merkel.

"Seguimos condenando de la manera más fuerte" la actitud rusa, dijo por su parte el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Pero "estoy seguro de que debemos dejar la puerta abierta al diálogo y al debate con Rusia", agregó, señalando que conoce a Putin "desde hace muchos años", por lo que no cuenta romper el vínculo ni cerrar la puerta al diálogo.

Plan de inversiones europeo

Los mandatarios aprobaron durante la cumbre el ambicioso plan de inversiones de 315 mil millones de euros propuesto por Juncker, el otro tema de la agenda. La Comisión espera que los Estados miembros participen financieramente en el nuevo fondo que se creará para financiar proyectos "estratégicos" en la UE, pero las capitales quieren conocer las condiciones que ofrecerá el Ejecutivo comunitario para las eventuales aportaciones.

En particular, quieren que los eventuales aportes no pesen en la contabilidad del déficit público, que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento comunitario fija en un máximo de 3% del PIB, y conocer los detalles de la "gobernanza" del fondo, así como la selección de proyectos.