UE ampliará "lista negra" de sancionados por crisis en Ucrania

Nuevas negociaciones iniciarán este viernes en Minsk entre Ucrania, Rusia y la OSCE para intentar alcanzar un nuevo alto el fuego en el conflicto entre Kiev y los rebeldes prorrusos.
Jóvenes uniformados ucranianos marchan en Lviv, ciudad occidental de Ucrania, para recordar a 300,jóvenes masacrados por el Ejército Rojo
Jóvenes uniformados ucranianos marchan en Lviv, ciudad occidental de Ucrania, para recordar a 300,jóvenes masacrados por el Ejército Rojo (AFP)

Bruselas

La Unión Europea (UE) acordó hoy ampliar su lista negra de personas sancionadas por su implicación en el conflicto en Ucrania y encomendó analizar "otras medidas apropiadas" contra Rusia.

Paralelamente el gobierno bielorruso anunció que el viernes se llevarán a cabo en Minsk nuevas negociaciones entre Ucrania, Rusia y la OSCE para intentar alcanzar un nuevo alto el fuego.

Al término de una reunión extraordinaria, convocada por el "deterioro" de la situación en el este de Ucrania, los ministros de Relaciones Exteriores europeos decidieron encargar análisis para eventualmente adoptar "cualquier otra medida apropiada" contra Rusia.

"Esperamos que esto presione en particular a Rusia para que dé pasos positivos" en la resolución de la crisis y "la implementación de los acuerdos de Minsk" de septiembre, indicó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en conferencia de prensa al término de la reunión.

El ministro de Relaciones Exteriores español, José Manuel García Margallo, precisó en conferencia de prensa que junto a sus homólogos "comisionamos a los servicios de la UE a que vayan estudiando la posibilidad de ampliar las sanciones económicas, financieras y comerciales" contra Rusia, "si la situación no mejora".

Los ministros acordaron asimismo prorrogar las sanciones contra los responsables rusos y ucranianos que vencían en marzo, hasta el mes de septiembre y que incluye a 132 personas, y pidieron al servicio exterior europeo que propusiera nuevos nombres para ampliar esta lista negra.

Estados Unidos, por su parte, saludó la extensión de las sanciones actuales decidida por la UE y amenazó a Rusia con nuevas sanciones estadunidenses si Moscú continúa apoyando a la rebelión en Ucrania.

"A veces añadimos nombres, otras sectores o empresas, y es igual para la UE (...) Continuamos estudiando cuáles serán las próximas (sanciones)", dijo la portavoz del departamento de Estado, Jennifer Psaki, refiriéndose a las listas negras.

Divisiones sobre sanciones económicas

El estudio de nuevas sanciones económicas sectoriales contra Rusia fue el aspecto "más controvertido", reconoció el ministro español. Austria, República Checa y Eslovaquia, tres países con gobiernos socialdemócratas, se declararon "escépticos" sobre la adopción de nuevas sanciones contra Moscú, sumándose así a lo que había expresado la víspera Berlín.

Las dudas también planeaban sobre la posición que adoptaría el nuevo gobierno griego dirigido por Alexis Tsipras, a quien se le atribuye simpatía con Rusia. Grecia no bloqueó el consenso, pero el texto de conclusiones tuvo que ser modificado.

En él se dejó de hacer referencia a "nuevas sanciones", como pudo constatar la AFP que tuvo acceso a uno de los borradores sobre los que trabajaron las delegaciones, y se optó por "medidas apropiadas", un circunloquio necesario para consensuar las 28 posiciones.

"Europa debe promover Minsk con el diálogo con Rusia y no con sanciones. Se retuvo la vía del diálogo", dijo el ministro griego, Nikos Kotzias. "No puedo decir que estoy contenta de tomar esta decisión, la situación en el terreno no es buena, pero mostramos nuestra unidad", dijo Mogherini. En julio, tras el derribo de un avión de línea sobre Ucrania, el bloque escaló las medidas restrictivas contra Rusia y apuntó a diferentes sectores económicos rusos.

Estas sanciones consistieron en una veda al mercado de capitales europeo para los bancos públicos rusos, un embargo a la compra de armamento y la restricción de exportaciones hacia Rusia de tecnologías con doble uso (civil y militar), incluidas las tecnologías en el sector de la energía. Pero su objetivo, que aún no se alcanzó, era el cambio de la política del Kremlin con respecto a Ucrania.

Negociaciones en Minsk

El viernes el grupo de contacto para Ucrania formado por representantes ucranianos, rusos y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), se reunirán en la capital bielorrusa para negociar una tregua en el conflicto.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, exhortó a los rebeldes a negociar de forma urgente un nuevo alto el fuego y la retirada de las armas pesadas del frente. En el terreno, los combates se intensificaron, con cinco soldados y seis civiles muertos en las últimas 24 horas.

Guerra verbal

La guerra verbal entre rusos y occidentales está en su punto álgido y cada día aporta un nuevo lote de acusaciones y recriminaciones. El último ejemplo es que el parlamento ruso estudia una resolución de condena de la "anexión" de la República Democrática Alemana (RDA) comunista por la República Federal Alemana (RFA) tras la caída del muro de Berlín en 1989.

Poco antes, polacos y rusos polemizaron sobre la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz el 27 de enero de 1945. Esta escalada verbal ha hecho reaccionar al último dirigente soviético para acusar a Estados Unidos de conducir al mundo a la guerra.

"Sólo se oye hablar de sanciones de Estados Unidos y de la Unión Europea contra Rusia. ¿Han perdido la cabeza?", se preguntó Gorbachov, citado por la agencia Interfax.