UE y EU, listos para ampliar sanciones por Ucrania

Mientras la Unión Europea podría añadir once nombres a su lista de personalidades objeto de sanciones por su responsabilidad en la crisis del país europeo, Estados Unidos podría "muy pronto" ...
Un miliciano prorruso, sentado mientras hace guardia en un puesto de control en la carretera entre Lugansk y Donetsk, en el este de Ucrania
Un miliciano prorruso, sentado mientras hace guardia en un puesto de control en la carretera entre Lugansk y Donetsk, en el este de Ucrania (AFP)

Bruselas, Kiev

La UE se prepara para añadir once nombres a su lista de personalidades objeto de sanciones por su responsabilidad en la crisis ucraniana, indicaron hoy fuentes europeas. Un "acuerdo preliminar" en este sentido fue negociado por los embajadores de los 28 Estados miembros, precisó una fuente, y debe ser oficializado "en los próximos días. En Washington, Estados Unidos no oculta su intención de ampliar sanciones a Rusia por su papel en el conflicto.

Según otra fuente europea, los embajadores se pusieron de acuerdo sobre el principio de añadir once nombres de separatistas ucranianos a las 61 personalidades rusas o ucranianas prorrusas sancionadas con congelación de haberes y prohibición de visados, por atentar contra la soberanía de Ucrania.

Asimismo, Estados Unidos está preparada para imponer nuevas y fuertes sanciones económicas a Rusia "muy pronto" si Moscú rechaza cortar los lazos con los separatistas prorrusos del este de Ucrania, dijo hoy una responsable estadunidense a senadores.

"Estamos preparados para imponer más costes muy pronto, incluyendo sanciones específicas a determinados objetivos, si Rusia no cambia decisivamente su recorrido y rompe sus lazos con los separatistas", dijo Victoria Nulan, secretaria adjunta para Relaciones Europeas y Euroasiáticas, a los miembros de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

Pero los senadores, frustrados por la inacción estadunidense, dijeron que las repetidas amenazas de Washington suenan vacías. Nuland acusó a los separatistas de usar el reciente alto el fuego de diez días para llevar a cabo la "violencia, derramamiento de sangre y la toma de tierras" y dijo que "Rusia permitió tanques, artillería pesada y combatientes en circulación" dentro de Ucrania y reforzó sus propias fuerzas en la frontera entre ambos países.

La secretaria adjunta dijo que Washington estaba trabajando estrechamente con los aliados europeos para las sanciones, y adelantó que la decisión podría llegar el 16 de julio, cuando los líderes de la Unión Europea se reunan antes del descanso de verano. Kiev y sus aliados occidentales acusan al presidente ruso, Vladimir Putin, de ayudar a armar y financiar a los separatistas.

El senador republicano Bob Corker dijo a Nuland que solo desea "que la administración deje de decir públicamente (que Estados Unidos tome acciones más fuertes) cuando no va a actuar". El presidente de la comisión, el demócrata Robert Menendez, también expresó su preocupación por que Washington está fallando en el mantenimiento de la presión sobre Rusia.

Señaló que la Unión Europea llame a Rusia para terminar el apoyo con los separatistas, controle la frontera, devuelva los puestos de control incautados a las fuerzas ucranianas, libere a los rehenes y empiece las negociaciones de un plan de paz con el presidente ucraniano Petro Poroshenko. "No vi avances en ninguno de estos niveles, así que ¿a qué estamos esperando?", le preguntó a Nuland.

Ella le respondió que mientras que las nuevas sanciones serían más efectivas si se hicieran en conjunto con Europa, "el presidente siempre ha dejado claro que si es necesario actuaremos por nuestra propia voluntad".

Mientras, al menos 22 soldados ucranianos murieron esta noche en combates junto a la ciudades de Slaviansk y Kramatorsk, en el este de Ucrania, informó este jueves un portavoz del mando de las milicias separatistas prorrusas. "Junto al aeródromo de Kramatorsk un grupo nuestro atacó una columna enemiga, destruyó tres blindados y mató a 18 efectivos. En la proximidades de Slaviansk destruimos dos carros de combate T-64 y liquidamos a cuatro soldados", dijo el portavoz de la milicias a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

El ejército ucraniano aseguró este miércoles que controla los accesos a las ciudades de Donetsk y Lugansk, bastiones de los separatistas prorrusos en el este del país, pese a las presiones de los países europeos para que Kiev declare una tregua. El presidente francés François Hollande y la jefa del gobierno alemán Angela Merkel tenían previsto realizar una conferencia telefónica con el presidente ucraniano Petro Poroshenko el miércoles para instarlo a buscar una solución diplomática al conflicto.

En los últimos días, el presidente de Ucrania se ha centrado en la ofensiva militar gracias a la cual ha recuperado varias ciudades que estaban en manos de los separatistas. Lugansk parecía desierta a finales de la mañana, con poca circulación. Se escuchaban regularmente disparos de artillería, principalmente provenientes del norte. El ayuntamiento anunció tres muertos y cinco heridos en las últimas 24 horas.

En el barrio de Kamenibrodsky, en el norte de la ciudad, un puesto de control separatista había desertado. "Nos están bombardeando con aviones, cañones", protesta Olga, de 48 años, que vuelve a su casa junto a su esposo Eugueni, de 54 años, y su hijo Oleg, de 8 años. "¿Cómo pueden decir que somos terroristas? Lo único que queremos es una federación, pero aquí hay un exterminio en curso, sólo porque queremos hablar ruso", añade esta mujer.

La situación era más tranquila en Donetsk, con los comercios y el transporte público funcionando con normalidad. No se informó de ningún movimiento de tropas de Kiev hacia las posiciones rebeldes. "Estamos a 20 km de Donetsk", afirmó sin embargo el miércoles en Slaviansk el ministro del Interior ucraniano Arsen Avakov.

En Donetsk, el líder rebelde Igor Strelkov dijo en una entrevista que la ciudad no estaba preparada para un posible ataque con tanques de Kiev y que necesitaría movilizar a entre ocho y diez mil hombres para detener el avance del ejército. El presidente Poroshenko prometió el martes durante una visita a Slaviansk, ex bastión insurgente, que pronto se liberarían las ciudades de Donetsk y Lugansk.

Interrogado sobre la fecha en la que el mandatario podría visitar las otras dos grandes ciudades que todavía están bajo el control de los separatistas, respondió: "Creo que muy pronto". "La pelota no está hoy en el campo ucraniano", explicó Valeri Tchaly, consejero de política extranjera de Poroshenko. "Ucrania ha hecho todo para llegar a una solución negociada, pero no hubo respuesta adecuada de la otra parte", agregó.

"No pueden haber negociaciones oficiales con terroristas, es inaceptable, pero el grupo de contacto, con la participación de la OSCE, (el embajador ruso) Zurabov y (el ex presidente ucraniano) Léonid Kutchma, está listo para seguir las consultas", añadió. Las condiciones de Kiev suponen un rechazo implícito de las propuestas de negociación de las potencias europeas y de Rusia que abogan por un alto el fuego.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov insistió en la necesidad de instaurar un cese el fuego sin condiciones. "Hay que eliminar todos los últimatums, todas las condiciones previas", subrayó. Pero, para Kiev, un cese el fuego sin condiciones sólo serviría a los rebeldes para rearmarse.

Paralelamente, la tensión entre Kiev y Moscú aumentó tras el confuso anuncio de Rusia del arresto de una piloto ucraniana, a la que acusa de ser responsable de la muerte de dos periodistas rusos que perdieron la vida en junio en el este de Ucrania, por haber indicado a las fuerzas ucranianas el lugar en donde los reporteros se encontraban.

Según Moscú, Nadia Savtchenko entró a Rusia haciendo pasar por una refugiada que huía de los combates. Pero Kiev, asegura que la mujer fue secuestrada por los separatistas, quienes la entregaron a los servicios especiales rusos que la sacaron del país, y pide su regreso inmediato.