UE y Celac sellan su compromiso en la lucha contra el cambio climático

La cumbre del bloque europeo y el latinoamericano finalizó en Bruselas con un llamamiento al fin del embargo a Cuba, diferencias sobre Venezuela y apoyo al proceso de paz en Colombia.
Rafael Correa (i), el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (c) y el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al final de la cumbre
Rafael Correa (i), el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (c) y el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al final de la cumbre (AFP)

Bruselas

La UE y la Celac sellaron hoy en Bruselas su compromiso en la lucha contra el cambio climático, al cierre de una cumbre en la que coincidieron en pedir el fin del embargo a Cuba y se mostraron divididas respecto a Venezuela.

"Insistentemente se trató el tema del cambio climático (...) Todos acogimos la propuesta de que en diciembre en París tenemos que llegar a acuerdos vinculantes", dijo el presidente protempore de la Celac, el ecuatoriano Rafael Correa, en referencia a la cumbre climática de la ONU (COP21).

"Pronto será un problema para todos, de supervivencia para la propia humanidad", aseguró Correa al cierre de esta cumbre que recibió durante dos días a 61 países de la UE y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). "Juntos podemos tener un impacto global en las negociaciones sobre el clima", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

En el mismo sentido el líder peruano, Ollanta Humala, afirmó que se trata de un "tema fundamental" y pidió que se siga "avanzando en la consolidación del Fondo Verde" que será alimentado por los países ricos a partir de 2020 para inversiones y transferencia tecnológica.

América Latina y las islas del Caribe es una de las regiones más expuestas al calentamiento del planeta y el presidente colombiano Juan Manuel Santos recordó que el fenómeno El Niño, que corre el riesgo de agravarse en el segundo semestre del año, "tiene mucho que ver con el calentamiento climático".

"Es el momento de coordinar entre bloques para tener más fuerza e incidir en las decisiones planetarias que debemos tomar", enfatizó el presidente de Ecuador y pro tempore de la Celac, Rafael Correa, en una rueda de prensa al término de la cumbre de dos días que reunió en Bruselas a 61 países.

"Juntos podemos tener un impacto decisivo", corroboró el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien también admitió que entre socios "no siempre hay consenso; a veces lo importante no es tener acuerdo sino entendernos uno al otro mejor".

La Declaración de Bruselas, aprobada unánimemente en esta cumbre por los líderes, pide reforzar el diálogo político, especialmente en desafíos como el cambio climático, la agenda para el desarrollo o la lucha contra las drogas.

Venezuela, en el punto de mira

En el frente político, los dos días de conversaciones estuvieron marcados por Cuba y Venezuela. En la declaración final, los países pidieron el fin del embargo de Estados Unidos a la isla comunista, aunque se mostraron divididos sobre las sanciones de Washington a Venezuela.

Los latinoamericanos, entre ellos la presidenta brasileña Dilma Rousseff y Correa, cerraron filas en torno al gobierno del presidente Nicolás Maduro y reclamaron la derogación del decreto que define a Venezuela como una amenaza para Estados Unidos.

Los europeos, no obstante, que han mostrado su preocupación por el encarcelamiento de políticos opositores en ese país y lo que consideran una política de violación de los derechos humanos, se opusieron a unirse al llamamiento.

Finalmente, tras intensos debates entre bambalinas, ambos bloques acordaron mencionar en la declaración final las sanciones de Estados Unidos a Venezuela, recordando la condena de la Celac, de la que los europeos sólo "toman nota".

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, se desmarcó de la declaración común, recordando "su posición", y dijo que "el futuro de Venezuela está en el diálogo, la democracia y la libertad".

Ambos bloques sí acordaron pedir juntos el fin del embargo estadunidense a Cuba, tras el histórico acercamiento entre ambos países anunciado a fines de 2014 por Barack Obama y Raúl Castro, ausente en la cumbre.

"Esperamos que se tomen todos los pasos necesarios hacia un rápido final del embargo" estadunidense contra Cuba, indica el texto, que se felicita de las negociaciones en curso entre La Habana y Washington. El diálogo de paz en Colombia también entró en el texto final, en el que los países piden "cuanto antes" conversaciones entre el gobierno de Bogotá y la guerrilla del ELN.

Reunión UE-Mercosur

Los dos bloques abordaron también un nuevo enfoque para su cooperación centrado en la transferencia de tecnología, la ciencia y la educación a través de programas como Erasmus+, que financiará la movilidad de seis mil estudiantes y profesores.

"La clave para el desarrollo, alcanzar el buen vivir, es sobre todo el talento humano, ciencia y tecnología", indicó Correa sobre la transferencia de conocimiento que le ofrece la UE, un ámbito en el que los europeos se saben con ventaja frente a actores como China y Estados Unidos, de pujanza económica creciente en la región.

La UE aseguró además que contribuirá económicamente a un nuevo cable de fibra óptica entre ambas regiones. Otro aspecto sobre el que giró la declaración de los líderes es la modernización de los lazos económicos entre las regiones: "Hay que lograr un crecimiento sostenible e inclusivo, modernizar nuestras estructuras productivas y crear empleos", dijo Tusk.

Pidieron "facilitar e intensificar, según proceda, los acuerdos comerciales, la integración de las cadenas productivas y la transferencia de tecnología, y fomentar la participación de microempresas, pequeñas y medianas empresas".

Además, expresaron su "firme compromiso" de ratificar y aplicar los acuerdos existentes de asociación y comerciales entre la UE y países y regiones de la Celac, mientras que el Mercosur acordó con la UE intercambiar sus primeras ofertas comerciales en el último trimestre del año y concluir su acuerdo de asociación cuanto antes.

Chile y México son los dos países que se han comprometido además a modernizar sus acuerdos comerciales en vigor con la Unión. En el ámbito de política internacional, los líderes también expresaron su rechazo al terrorismo y mostraron su preocupación por los problemas de la migración, que tiene unas "causas profundas" y requiere "soluciones globales", subrayó Correa.

Al margen de esta cumbre, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, mantuvo una reunión ministerial con cuatro países del Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay) para tratar de dar un nuevo impulso a las negociaciones para un TLC.

Si bien la comisaria reconoció que el bloque "no está listo" para intercambiar ofertas, ambas partes se fijaron el objetivo de hacerlo antes de fines de año. Otra incógnita es si Argentina, muy sensible con el dossier agrícola, avanzará al mismo ritmo que los demás.

"Creo que es muy importante que el Mercosur vaya unido [...] Argentina es un gran socio nuestro, tenemos toda la consideración con Argentina, jamas se perdió paciencia", dijo la presidenta brasileña. Las negociaciones comerciales entre la UE y el Mercosur se reanudaron en 2010 tras seis años de suspensión.

Pero ambos bloques no intercambiaron como tenían previsto sus ofertas arancelarias el año pasado, dejando de nuevo en punto muerto las tratativas y ahora, Brasil encabeza los esfuerzos para relanzarlas.

En los márgenes de la cumbre, se rubricó un acuerdo de exención de visados para estancias cortas de colombianos y peruanos en la UE. Como muestra de apoyo a la región, la UE anunció a lo largo de la cumbre que desembolsará más de 800 millones para proyectos en América Latina y el Caribe.

Para dar más continuidad a su relación, los líderes acordaron asimismo celebrar reuniones ministeriales una vez al año. Celebraron además la firma de un acuerdo para que la Fundación EU-LAC tenga el estatuto jurídico de organismo internacional.

Negociaciones en Colombia

La Unión Europea y la Celac abogaron también hoy en Bruselas por que el gobierno de Colombia y la guerrilla del ELN inicien "cuanto antes" conversaciones formales de paz. "Esperamos que las conversaciones formales entre el gobierno de Colombia y el ELN empiecen cuanto antes", reza la declaración final de la cumbre de dos días mantenida por ambos bloques.

El texto también pide que las negociaciones en curso entre Bogotá y la guerrilla de las FARC concluyan "lo antes posible", pidiendo a ambas partes realizar "los mayores esfuerzos". Los europeos reiteran además su disposición a poner en marcha un fondo para apoyar la fase posconflicto.

Ese fondo, solicitado por Colombia, está a punto de ser aprobado a falta de los "últimos trámites legales", indicó por su parte el presidente Juan Manuel Santos. El presidente colombiano se llevó así de la cumbre UE-Celac la garantía del fondo europeo que había pedido para financiar el posconflicto con las FARC, y el apoyo de ambos bloques a un diálogo cuanto antes con el ELN.

Hubo un "apoyo unánime al proceso de paz", resumió Santos, satisfecho, al cierre de la cumbre de dos días que reunió a más de 40 jefes de Estado y de gobierno de 61 países de ambos bloques. "Respaldaremos los esfuerzos del presidente Santos para que se logre una paz duradera en Colombia", destacó en el discurso de apertura el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Europa anunció que trabaja en la creación de un fondo fiduciario para apoyar la fase posconflicto, que, según el colombiano, está a punto de ser aprobado, a falta de los "últimos trámites legales". "Todavía no se puede determinar una cifra [de dinero] específica" pero "muchos países han dicho que van a aportar" una contribución al fondo, cuya sede estará en Bruselas o Colombia, dijo Santos.

Confió en que pueda estar listo cuando "ojalá podamos firmar el acuerdo de paz o si no antes, para poner en marcha algunos programas". El gobierno colombiano mantiene, sin una tregua bilateral, conversaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) desde 2012 en Cuba para poner fin a más de 50 años de conflicto armado.

Hace casi tres semanas, después de que el gobierno reanudara los bombardeos contra las FARC, estas suspendieron el cese al fuego unilateral que mantenían desde diciembre y en los últimos días se cometieron ataques que han contaminado el medio ambiente y dejado a ciudades enteras sin luz.

El gobierno ha atribuido estos ataques a las FARC y Santos volvió a reiterar su condena en Bruselas a estas "actuaciones terroristas". "Si esa es la forma de buscar la paz se equivocan de cabo a rabo porque lo que están generando es exactamente lo contrario", dijo.

Los países de la UE y la Celac instaron a ambas partes "a realizar sus mayores esfuerzos para concluir estas negociaciones cuanto antes", felicitándose en la declaración final de los "progresos" realizados hasta ahora. Ambos bloques abogaron además por que "las conversaciones formales entre el gobierno de Colombia y el ELN empiecen cuanto antes".

Hasta el momento, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que cuenta con 2,500 combatientes frente a los cerca de ocho mil de las FARC, mantiene "contactos exploratorios" con Bogotá. Pero Santos defiende la necesidad de lanzarse en esas conversaciones siempre y cuando la guerrilla se comprometa al desarme.

"Todo este proceso tiene que llevarnos a una situación en donde la guerrilla tiene que desarmarse para hacer política por las vías legales", dijo Santos, añadiendo que está pendiente de una reacción del ELN al respecto.

El conflicto armado colombiano, en el que han participado guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha y fuerzas militares, ha dejado al menos 220 mil muertos y más de seis millones de desplazados. En el marco de su gira europea, el presidente se entrevistará el lunes en el Vaticano con el papa Francisco. Después, viajará a Suecia y Noruega.