UE y Ameripol piden más cooperación contra el "narco"

En la divulgación del estudio, en Bogotá, solicitaron que se involucren los países usados por los traficantes en su paso hacia Norteamérica.
Los derroteros de la cocaína desde Colombia y Perú se mantienen.
Los derroteros de la cocaína desde Colombia y Perú se mantienen. (John Vizcaino/Reuters)

Bogotá

La lucha contra el narcotráfico requiere mayor cooperación entre países, instituciones y empresas para poder hacer frente a un fenómeno que se expande en el mundo globalizado, alertaron ayer en Bogotá la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Policías de América (Ameripol).

La cooperación debe involucrar también a los países usados por las mafias como punto de tránsito de las drogas que envían desde Sudamérica hacia Estados Unidos y Europa, los grandes mercados consumidores, señalaron las dos organizaciones en la presentación del informe “Análisis situacional del narcotráfico, una perspectiva policial”.

“Durante muchos años, aquellos países considerados de tránsito estimaban que el impacto sobre ellos no era mayor en razón a que ni producían ni consumían, sino que sencillamente (las drogas) pasaban por ahí, pero cada vez es más evidente ese arraigo y esa afectación de las mafias a aquellos países teóricamente neutrales”, dijo el director de la Policía Nacional de Colombia, general Rodolfo Palomino.

El documento, divulgado por la UE y la Ameripol, que preside Colombia, revela que los narcotraficantes, ante el acoso de las autoridades, han buscado nuevas rutas y formas para transportar la droga, y dentro de esa práctica utilizan cada vez más a África como puente entre América y Europa, así como los contenedores del comercio marítimo mundial.

Según la embajadora de la UE en Colombia, María Antonia van Gool, lo que más ha cambiado en los últimos años en el mundo del narcotráfico es la mayor utilización de contenedores para el envío de drogas, aprovechando que hay un mayor dinamismo en el comercio mundial por la globalización.

“Ya no es el envío tradicional, que se puede detectar, ahora se envían cantidades más pequeñas de drogas, de formas diferentes, y mucho en contenedores, que es difícil detectar, porque no todos los contenedores se abren todos en los puertos”, dijo Van Gool.

El método más utilizado en los puertos sudamericanos, de donde sale la mayor parte de la cocaína mundial, es el “gancho ciego”, que consiste en colocar drogas en los compartimentos de refrigeración de los contenedores, que son sellados nuevamente.

El informe se basa en investigaciones de los cuerpos de policía de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá y Perú, seis de los países que integran la Ameripol, como parte de un proyecto de cooperación con la UE coordinado por la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administraciones y Políticas Públicas (FIIAPP), del gobierno de España.