Tusk advierte de riesgo de ruptura de la UE por la salida del Reino Unido

El presidente del Consejo Europeo viajó a Bucarest tras visitar París, en donde se halla el premier David Cameron, en el inicio de la recta final de las negociaciones antes de la cumbre de la UE ...
El presidente francés, François Hollande (i), recibe al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (d), a su llegada al Palacio del Elíseo en París
El presidente francés, François Hollande (i), recibe al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (d), a su llegada al Palacio del Elíseo en París (EFE)

París, Bucarest

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, estimó hoy en Bucarest que el riesgo de un desmembramientos de la Unión Europea es "real" e instó a los Estados miembros a "escuchar también los argumentos de los otros" para evitar un Brexit. "El riesgo de una ruptura es real porque el proceso es en efecto muy frágil", declaró. Estimó que la Unión Europea va a atravesar un "momento crítico".

"El riesgo de una ruptura es real porque este proceso es ciertamente muy frágil y debe tratarse con cuidado. Lo que está roto no se puede arreglar", declaró Tusk, quien afirmó que la UE pasa por un momento crítico y que la cumbre de Bruselas del próximo jueves será crucial.

El político polaco, que se reunió en Bucarest con el presidente rumano, Klaus Iohannis, indicó que las negociaciones sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea son "muy difíciles, pero enormemente importantes".

"Es un momento crítico. Es ya hora de que empecemos a escuchar los argumentos del otro más que los nuestros", pidió el dirigente comunitario. Con todo, reconoció que es normal que en una negociación las posturas se endurezcan conforme se aproxima el momento decisivo. El presidente del Consejo Europeo subrayó que la supervivencia de la Unión Europea "está en juego".

"Está en juego el futuro de nuestra Unión Europea, donde todos tendremos que decidir juntos y donde no podemos y no vamos a tener concesiones sobre las libertades y valores fundamentales", precisó Tusk.

Tusk había viajado hoy antes a París, donde también se encuentra el primer ministro británico, David Cameron, en el inicio de la recta final de las discusiones sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE) antes de la cumbre prevista el jueves y el viernes en Bruselas.

Tusk, que anuló todas sus citas de la semana para defender la propuesta destinada a evitar la salida del Reino Unido de la Unión Europea ("Brexit"), se reunió al mediodía con el presidente francés François Hollande. Tusk tenía previsto viajar a Berlín, Praga y Bucarest para tratar de consolidar un proceso que él mismo califica de "muy frágil".

Tras su reunión con Hollande, Tusk se limitó a declarar lacónicamente a los periodistas que "espera" llegar a un acuerdo. Por su parte, el primer ministro británico, cuya inesperada visita fue anunciada hoy por Londres y confirmada por París, se reunirá a últimas horas de la tarde con Hollande.

Esta reunión se realiza "después del encuentro entre el primer ministro y la canciller alemana Angela Merkel, el viernes, y antes de reuniones con diputados europeos mañana (martes) en Bruselas", indicó Downing Street.

El Reino Unido negocia las condiciones de su adhesión a la UE y espera lograr un acuerdo esta semana en la cumbre europea de Bruselas, antes de el referéndum previsto dentro de unos meses.

Donald Tusk presentó el 2 de febrero un pre-acuerdo para responder a las reivindicaciones británicas y evitar el "Brexit", pero quedan pendientes todavía varios temas difíciles, desde la inmigración hasta la soberanía política, pasando por la economía.

Francia advirtió ya que está descartado modificar los tratados europeos para acomodarlos a las exigencias británicas. Hollande, que se abstuvo de hacer declaraciones tras la reunión con Tusk, había advertido que "no es aceptable revisar lo fundacional de los compromisos europeos", recalcó .

Francia emitió una serie de objeciones a las diversas garantías prometidas a Gran Bretaña por los países que no forman parte de la zona euro, en particular las que conciernen a la "City", a fin que ésta no sea afectada por un refuerzo de la moneda única.

Problemas políticos "en suspenso"

Francia rechazará en particular cualquier medida que permita a los nueve países que no adoptaron la moneda única bloquear decisiones de los 19 miembros de la zona euro. "No puede haber ningún veto por parte de los países que no forman parte de la zona euro", advirtió Hollande, cuyo país desea continuar la integración de la Unión Económica y Monetaria (UEM).

La protección de los intereses de los países no miembros de la eurozona es una cuestión que debe "ser solucionada, que es esencial para Gran Bretaña", reiteró el lunes en Bruselas el ministro británico de Relaciones Exteriores Philip Hammond. El proyecto de acuerdo preparado por Donald Tusk será sometido el jueves y el viernes a los jefes de Estado y de gobierno de la UE.

Los negociadores europeos aportaron "clarificaciones técnicas y jurídicas", pero "quedan en suspenso problemas políticos", indicó a la AFP una fuente europea. Philip Hammond confirmó el domingo que las negociaciones continuarían hasta el último minuto, dado que ciertas decisiones sólo "pueden ser tomadas por los jefes de Estado y de gobierno" reunidos.

"Nada está solucionado mientras todo no esté solucionado", "todo está sobre la mesa en este momento", repitió Hammond este lunes en Bruselas. Cameron, que prometió organizar un referéndum sobre el mantenimiento o no de su país en la UE, que tendrá lugar posiblemente en junio, reiteró el viernes en Alemania que cree en la posibilidad de llegar a un acuerdo.

"En lo que respecta al lugar de Gran Bretaña en la UE, siempre confié en que juntos podemos obtener las reformas que respondan a las expectativas británicas y funcionen también para toda Europa", dijo Cameron ante Angela Merkel.