Turquía condena a cuatro líderes mundiales por aludir al genocidio armenio

El gobierno turco rechazó en forma de comunicados diplomáticos los discursos de Obama, Putin, Hollande y Glauck sobre las masacres de armenios por los turcos, aunque el presidente de EU no usó el ...
Putin (i), Rita Sarkissian, el presidente armenio, Serge Sarkissian, Hollande, y el presidente chipriota Nicos Anastasiades, durante la ceremonia
Putin (i), Rita Sarkissian, el presidente armenio, Serge Sarkissian, Hollande, y el presidente chipriota Nicos Anastasiades, durante la ceremonia (AFP)

Estambul

El Gobierno turco ha declarado hoy su rechazo de los discursos de los presidentes de Estados Unidos, Rusia, Francia y Alemania - Barack Obama, Vladímir Putin, François Hollande y Joachim Gauck - por sus alusiones al genocidio armenio.

La medida diplomática, en forma de comunicados publicados en la web del Ministerio de Exteriores turco, viene después de que Ankara llamara a consultas a sus embajadores en el Vaticano y en Austria para protestar contra el uso del término "genocidio armenio" en ambos Estados.

Barack Obama no empleó el polémico término, sino que habló de "masacres" y "matanzas terribles", pero Ankara le atribuye una "percepción unilateral y selectiva de la justicia".

"Hemos tomado nota con tristeza" de la postura de Obama, "muy alejada de una valoración justa basada en la memoria del capítulo doloroso de la historia compartida por turcos y armenios", rezó la nota referida al inquilino de la Casa Blanca.

Los comunicados contra Putin y Hollande critican que estos dos mandatarios participaran en la ceremonia de Erevan, donde el Gobierno armenio conmemoró hoy solemnemente el centenario del genocidio, lo que "calumnia la historia, identidad y sociedad de Turquía", según la nota.

Hollande respalda "la versión armenia" al participar en este acto, y "ha elegido, lamentablemente, continuar una vez más con una postura discriminatoria", critica. También arremete contra la "distorsión de la ley" en el discurso "contrario a la verdad histórica" del primer ministro francés, Manuel Valls, pronunciado hoy en París.

"Turquía rechaza esta postura injusta y parcial de Francia", concluye el comunicado. Similar es la nota contra Putin, al que le recomiendo "mirarse a sí mismo" para "evaluar el significado y alcance legal de la palabra 'genocidio'", tras aludir a "las matanzas masivas, deportaciones y la hambruna" causadas por Rusia en el Cáucaso, Asia Central y Europa oriental.

Putin había utilizado la palabra "genocidio" en un discurso pronunciado ayer en Moscú, aunque a diferencia de Hollande no lo hizo en Erevan. El cuarto político que sufrió la reprimenda turca es el presidente alemán Joachim Gauck, aunque a diferencia de sus homólogos estadunidense, ruso y francés no detenta poder ejecutivo.

Gauck sí mencionó ayer el término "genocidio", lo que es "una falta de respeto a cientos de miles de ciudadanos alemanes de origen turco", dado que "la historia y la identidad turcas son una parte inseparable de la sociedad turco-alemana", según la cuarta nota publicada en la web del Ministerio de Exteriores turco. "El pueblo turco no olvidará ni perdonará estas declaraciones del presidente Gauck", concluye el comunicado.

La postura oficial de Turquía mantiene que las muertes de cientos de miles de armenios en 1915, en las postrimerías del Imperio otomano, eran consecuencia de las ramificaciones de la I Guerra Mundial en Anatolia y comparables a las pérdidas de vidas entre numerosas etnias de fe musulmana.