Turquía bombardea al EI en Siria y a guerrilla kurda en Irak

Ankara lanzó dos oleadas de bombardeos contra posiciones del Estado Islámico en Siria, mientras atacaba también a posiciones del PKK kurdo en Irak y desarrollaba una gran operación antiterrorista ...
Soldados turcos muestran su dolor en el funeral por el soldado Mehmet Yalcin Nane, muerto ayer en un tiroteo con el EI,  en Gaziantep
Soldados turcos muestran su dolor en el funeral por el soldado Mehmet Yalcin Nane, muerto ayer en un tiroteo con el EI, en Gaziantep (AFP)

Beylerbeyi

Turquía entró hoy de lleno en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI) con dos series de bombardeos aéreos contra posiciones yihadistas en Siria y una vasta operacion policial antiterrorista en todo el país. La aviación turca también bombardeó posiciones del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) en Irak, según un portavoz del PKK y medios de prensa turcos.

Aviones turcos bombardearon posiciones militares del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el vecino Irak, este viernes de noche, anunció un portavoz del PKK. "Hacia las 23:00 hora local (20:00 hora GMT) de esta noche (viernes), aviones de guerra turcos comenzaron a bombardear nuestras posiciones cercanas a la frontera, acompañados por potentes disparos de artillería", precisó a la AFP este portavoz, Bajtiar Dogan.

Los bombardeos estaban dirigidos contra posiciones del PKK en las montañas del norte de la provincia de Dohuk, situada en la región autónoma del Kurdistán iraquí, añadió el portavoz. Ilegal en Turquía, el PKK dispone de varios campos de entrenamiento en la provincia de Dohuk, fronteriza también con regiones kurdas de Siria.

El portavoz del PKK añadió que los aviones turcos sobrevolaron sin atacar las montañas de Qandil, una zona al norte de la capital del Kurdistán iraquí, Erbil, utilizada como refugio por la dirección política del PKK. En caso de confirmarse, los bombardeos turcos en Irak contra el PKK se producen el mismo día que las operaciones turcas contra el grupo Estado Islámico en Siria.

Cuatro días después de un atentado suicida atribuido al EI que dejó una treintena de muertos en la ciudad turca fronteriza de Suruc (sur), hoy, hacia las 04:00 hora locales (01:00 hora GMT), tres cazas F16 de la Fuerza Aérea turca bombardearon posiciones yihadistas en territorio sirio, en la zona fronteriza situada frente a la ciudad turca de Kilis (sur).

"La operación contra el EI ha cumplido su objetivo y no se detendrá, afirmó ante la prensa el primer ministro turco Ahmet Davutoglu. "El menor movimiento que amenace a Turquía conllevará la reacción más severa", insistió el jefe del gobierno islamoconservador. "Tomaremos todas las medidas necesarias para proteger nuestras fronteras".

Davutoglu subrayó que el bombardeo se produjo en represalia por el ataque del jueves de combatientes extremistas contra un puesto del ejército turco en la región de Kilis, en el que murió un suboficial y dos soldados resultaron heridos.

Este enfrentamiento directo llega además tras el atentado suicida cometido el lunes en Suruc (sur), que dejó 32 muertos y un centenar de heridos entre jóvenes activistas de izquierda prokurdos que iban a participar en la reconstrucción de la ciudad siria de Kobane.

Un responsable turco que prefirió el anonimato indicó que los bombardeos de hoy tenían también un objetivo "preventivo". "En las últimas semanas nos han llegado informaciones mostrando que el EI se está armando", declaró a la AFP. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), nueve combatientes del EI murieron en los ataques turcos.

La situación estaba tranquila el viernes en el sector, patrullado por importantes efectivos militares a lo largo de la frontera.

Seguridad reforzada

"Hacía dos días que esperábamos que ocurriera algo. Había mucha tensión", declaró un responsable del pequeño pueblo de Beylerbeyi, Ahmet Solak. "He oído aviones esta noche, pero no me planteo huir por los combates. Apoyo al ejército turco, así que me quedo", añadió.

Hasta ahora acusado de complacencia con el EI, desde el atentado de Suruc, el gobierno de Ankara ha reforzado su combate contra los yihadistas. El presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, confirmó hoy que Turquía había autorizado a Estados Unidos llevar a cabo ataques aéreos contra objetivos yihadistas en Siria o Irak desde varias de sus bases, entre ellas la de Incirlik (sur).

"Se utilizará en un marco determinado", dijo Erdogan sin dar más detalles. "La apertura de la base sugiere que Turquía quizás no podrá tener un papel eminente, aunque sea posible, sino un papel de apoyo más activo", consideró Aron Stein, experto del Atlantic Council Rafic Hariri Center de Beirut.

Hasta la fecha, Ankara había permanecido de brazos cruzados ante el EI en Siria, rechazando intervenir militarmente de forma directa en apoyo a las milicias kurdas, por temor a la formación de una región autónoma kurda hostil en el norte del país. Esta mañana, las autoridades turcas lanzaron un vasto operativo contra presuntos miembros del grupo Estado Islámico en trece provincias del país.

297 detenciones

La operación también estaba dirigida contra rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que el miércoles reivindicó la ejecución de dos policías en Ceylanpinar (sur) a los que acusaban de connivencia con los yihadistas.

Según Davutoglu, hubo 297 detenciones en 16 provincias de personas sospechosas de pertenecer a un "grupo terrorista", entre ellas, 37 extranjeras. En la operación murió una militante de extrema izquierda en un tiroteo con la policía.

El atentado de Suruc ha suscitado la indignación de la comunidad kurda de Turquía, que reprocha a Erdogan haber cerrado los ojos a la actividad del EI en suelo turco.

Las manifestaciones, particularmente de kurdos, se suceden cada día en numerosas ciudades del país para denunciar la política siria de Erdogan, y el principal partido kurdo de Turquía ha convocado una gran concentración el domingo en Estambul.