Tsipras promete reformas y recibe dinero fresco de ayuda financiera

El primer ministro de Grecia, bajo fuerte presión de sus acreedores, prometió ante el Parlamento una rápida puesta en marcha de las reformas previstas, mientras la Eurozona le reclama nuevas medidas.
El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, durante la sesión parlamentaria de hoy en Atenas
El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, durante la sesión parlamentaria de hoy en Atenas (AFP)

Atenas/Luxemburgo

Dos semanas después del triunfo de su partido Syriza en las elecciones, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, prometió hoy en el Parlamento una rápida implementación de las reformas previstas. Grecia debe recuperar su credibilidad, ya que ese es el único camino para salir de la crisis, afirmó.

Atenas está bajo fuerte presión de sus acreedores para que implemente rápidamente las reformas en materia de pensiones y de finanzas que prometió y para que sanee su presupuesto.

El Ministerio de Finanzas griego presentó esta noche al Parlamento su primera propuesta de presupuesto para 2016, que aún debe ser acordada con los acreedores. El presupuesto definitivo estará listo en noviembre, informó la televisión estatal.

Atenas cuenta con un retroceso del Producto Interior Bruto del 2.3 por ciento en el presente año y de un 1.6 por ciento el año próximo. La tasa de desempleo subirá de 25.4 por ciento en 2015 a 25.8 por ciento en 2016. En 2016 habrá más recortes por 4,350 millones de euros.

Mientras Tsipras se presentaba ante el Parlamento, sus socios europeos le confirmaban dos mil millones de euros más de ayuda financiera para el corriente mes. El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, sin embargo, advirtió a Tsipras tras deliberar con los ministros de Finanzas en Luxemburgo: "En los próximos meses tiene mucho trabajo por delante".

Tsipras señaló que tras cumplir con las condiciones de los acreedores renegociará la estructuración de las deudas, recapitalizará los bancos y traerá inversiones al país. Añadió que quiere una extensión de los plazos de pago, la vinculación de la liquidación al crecimiento económico e intereses estables.

Además prometió a los griegos que protegerá a los más pobres y les garantizará vivienda. Por lo demás, congelará, por el momento, un nuevo impuesto para escuelas privadas y de idiomas.

El alivio de la deuda deseado por Tsipras será posible recién después de la evaluación de la implementación del programa de reformas. Según la voluntad de la Comisión de la UE, esta debería estar concluida hasta fines de noviembre. Los socios europeos ya reservaron diez mil millones de euros para inyectar en los bancos.

La UE acordó con Grecia en verano (boreal) un programa de rescate de hasta 86 mil millones de euros. Trece mil millones fueron pagados ya en agosto. Los restantes tres mil millones de euros del primer tramo se entregarán en pagos parciales de dos mil y mil millones de euros como contrapartida de las reformas.
El gobierno de coalición que encabeza Tsipras cuenta con 155 de los 300 legisladores. El miércoles el nuevo gobierno se someterá a un voto de confianza.

Eurozona exige actuar

Mientras, en Luxemburgo, los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro instaron hoy a Grecia a actuar, aplicando nuevas medidas y diseñando otras que afecten a sectores tan delicados como el de las pensiones, para que el país pueda acceder a nuevos desembolsos y recapitalizar su banca.

Reunidos en el Eurogrupo, los 19 países apoyaron una primera ronda de "objetivos", es decir, una exhaustiva lista con 48 medidas que "Grecia tiene que aplicar para recibir un desembolso de dos mil millones" de euros de su tercer rescate.

Estas medidas, a las que Efe ha tenido acceso, incluyen pasos para reforzar algunas de las reformas ya adoptadas este verano como acciones prioritarias y otros en aspectos como las pensiones, si bien la reforma en profundidad del sistema queda para una segunda fase.

El ministro griego de Finanzas, Euclícides Tsakalotos, explicó a sus homólogos que la lista será presentada hoy al Parlamento heleno y será aprobada la próxima semana, previsiblemente el jueves, explicaron a Efe fuentes europeas.

"Grecia tiene que ponerlas en marcha ahora", subrayó el Eurogrupo, mientras Atenas negocia con las instituciones acreedoras un segundo paquete de medidas para recibir otros mil millones.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, insistió en que esa parte se tiene que "trabajar con gran urgencia con Grecia más adelante en octubre", ya que idealmente debería también formar parte de la primera revisión del rescate y ésta habría que finalizarla "cuanto antes".

Esta revisión, que se espera que empiece a finales de octubre, es crucial en muchos sentidos para Grecia, dado que de su finalización con éxito depende tanto el inicio de las conversaciones sobre el alivio de la deuda al país como la recapitalización de la banca, aún afectada por controles parciales de capital.

También pende de ella la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el tercer rescate a Grecia, tal y como desean los países del euro. Pero para que se concluya la revisión, "no solo habrá que aplicar los objetivos, sino también tendrá que haber claridad en la reforma del sistema de pensiones y la cuestión de la gobernanza del sistema financiero tiene que gestionarse", dijo Dijsselbloem.

En paralelo, el Banco Central Europeo (BCE) tendrá que finalizar su análisis de las necesidades de los bancos griegos, de modo que en "noviembre y diciembre tendrá lugar la recapitalización", apuntó Dijsselbloem, quien advirtió que "de nuevo tiene que hacerse mucho trabajo" para ello.

El tercer rescate a Grecia tiene reservado un nuevo pago, al margen de los tres mil millones de euros mencionados, de quince mil millones para recapitalizar la banca, que se sumarán a otros diez mil millones ya concedidos en agosto para el mismo propósito, siempre que Atenas cumple los requisitos marcados.

Durante el Eurogrupo, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, también anunció que la Comisión Europea considera que España incumplirá los objetivos de reducción del déficit público marcados por la UE en 2015 y 2016, a la vista del proyecto de presupuesto para el próximo ejercicio presentado.

"El análisis de la Comisión confirma el riesgo de incumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento tanto en 2015 como en 2016, como ya dijimos en primavera" al quedarse con un déficit del 4.5 % y el 3.5 % del PIB, en lugar del 4.2 % y el 2.8 % marcado, dijo.

Por ello, la CE ha pedido a España que tenga en cuenta su opinión durante la aprobación final del presupuesto en las Cortes, de modo que espera que se introduzcan algunos cambios para ajustarse más a sus perspectivas.

Además, espera que el próximo Gobierno resultante de las elecciones previstas para el 20 de diciembre presente un plan presupuestario actualizado con información que falta y más ajustado.

Por su parte, el ministro español de Economía, Luis de Guindos, defendió que su Gobierno está "absolutamente convencido de que en 2015 se va a cumplir el objetivo del 4.2 % del PIB, teniendo en cuenta la evolución de ingresos y gastos públicos". Esto ayudará a que España tenga una buena posición para lograr también la meta de 2016, que es del 2.8 % del PIB, dijo.