Tsipras critica a disidentes de Syriza por votar en contra de reformas

El primer ministro de Grecia censuró a los 32 diputados de su partido que votaron en contra anoche de las nuevas medidas de rigor, mientras los bancos griegos seguirán cerrados hasta el lunes.
Una monja reza hoy ante una iglesia en el centro de Atenas
Una monja reza hoy ante una iglesia en el centro de Atenas (AFP)

Atenas

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, criticó esta noche a los 32 diputados de su partido de izquierda radical que votaron en contra del controvertido proyecto de ley sobre las nuevas medidas de rigor, adoptado la víspera por el parlamento.

"La elección de los 32 diputados del grupo parlamentario (Syriza) entra en contradicción con los principios de camaradería y de solidaridad en un momento crucial" y el partido sale "herido", dijo el primer ministro en una reunión gubernamental, informó una fuente del gobierno.

Tsipras perdió su mayoría parlamentaria durante la votación, ya que la coalición gobernante cuenta con sólo once diputados por encima de la mayoría absoluta. Sin embargo, el proyecto de ley salió adelante gracias a los votos de la oposición.

De otra parte, los bancos griegos permanecerán cerrados hasta el próximo domingo, según el último decreto publicado hoy por el Ministerio heleno de Finanzas. El nuevo decreto mantiene el límite para las retiradas de efectivo en cajeros automáticos en 60 euros diarios, y en 120 euros el máximo semanal para los pensionistas y desempleados que solo tienen cartilla.

Por otro lado, el algo más de un millar de sucursales abiertas gestionan también el pago de cuotas y créditos de todo tipo, por ejemplo deudas al Estado o a empresas públicas, a los fondos de pensiones estatales o a seguros privados.

Además pueden realizarse en taquilla transferencias dentro de una misma entidad bancaria, todas estas operaciones que hasta el miércoles podían efectuarse solo telemáticamente.

Fuentes bancarias confirmaron a Efe que mañana, viernes, el Gobierno griego analizará la situación de liquidez y evaluará la posible reapertura de los bancos a partir del próximo lunes.

Según la prensa local, una vez reabran todas las oficinas la retirada de efectivo podría realizarse acumulativamente para evitar colas, con un máximo de 300 euros cada cinco días hábiles.

El decreto llega horas después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya decidido aumentar el máximo de créditos de emergencia que los bancos griegos pueden pedir al Banco de Grecia en 900 millones de euros.

Se mantienen también sin cambios todas las limitaciones en las transferencias al extranjero que no han sido autorizadas por una comisión especial, y que se limitan a operaciones comerciales de primera necesidad.

Esta comisión se ha reunido once veces entre el 29 de junio y 13 de julio y ha examinado 2,639 peticiones de transferencias al extranjero, de las cuales ha aprobado 909, según informó hoy el Ministerio de Finanzas en un comunicado.

Las transacciones permitidas hasta esta fecha suman un total de 819.9 millones de euros, de los que 22.9 millones corresponden a gastos médicos y compras de medicinas, 59.8 millones a alimentos, materias primas, material de empaquetado y comida para animales, y 195.8 millones a importación de petróleo.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Atenas (EVEA), Kostas Míjalos, pidió por carta al ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, la normalización cuanto antes del sistema bancario. Míjalos destacó que 4,500 contenedores están bloqueados en las aduanas de Grecia, pues las empresas importadoras no pueden hacer frente al pago de sus pedidos.

El cierre de los bancos, según Míjalos, ha conllevado que no se pudieran realizar transacciones por un valor total de seis mil millones de euros, que normalmente se pagan mediante cheques. Con todo, el corralito en Grecia entró hoy en su decimoctavo día, sin que se hayan producido mayores escenas de caos o pánico.