Tsipras dice que UE debe cooperar con Turquía para evitar muertes en el Egeo

El primer ministro griego cree que la Unión Europea debe trabajar con el gobierno turco para conseguir que la reubicación de los migrantes se haga desde allí y evitar los naufragios con decenas de ...
Emigrantes esperan a cruzar la frontera de Grecia y Macedonia cerca del pueblo de Idomeni, en el norte de Grecia
Emigrantes esperan a cruzar la frontera de Grecia y Macedonia cerca del pueblo de Idomeni, en el norte de Grecia (AFP)

Atenas, Berlín

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, apostó hoy porque la Unión Europea (UE) coopere con Turquía para lograr que la reubicación de refugiados se haga desde allí y evitar los naufragios en el mar Egeo que ya se han cobrado decenas de vidas.

"Nuestra opción es que la reubicación se haga de forma coordinada y legal desde Turquía", dijo Tsipras respondiendo en el Parlamento a una pregunta del partido conservador sobre las medidas acordadas en la cumbre europea del pasado domingo.

Defendió que la reubicación se haga tanto desde el país de primera entrada, Grecia, como desde el país de origen, Turquía. El primer ministro fue muy duro con la forma en que la UE ha gestionado hasta ahora esta crisis.

"Siento vergüenza por la incapacidad de Europa para hacer frente a este drama humano", señaló, y criticó que algunos países expresen su tristeza, con lágrimas hipócritas, por la muerte de niños en el mar, pero no se ocupen de los que siguen vivos y huyen de la guerra.

Tsipras sostuvo que es necesario "mantener actitudes coherentes con los valores europeos que están en peligro de perderse y aislar las voces racistas en Grecia y en Europa".

El primer ministro explicó que en la reunión de líderes, el Ejecutivo desestimó la posibilidad de crear un gran centro para ubicar a 50 mil refugiados, y en su lugar se comprometió a construir "infraestructuras para la acogida".

Grecia acordó poner en marcha puntos críticos en las islas más afectadas, que sirvan para identificar a los potenciales solicitantes de asilo de los migrantes económicos, y centros de acogida con capacidad para entre siete y ocho mil personas.

Además, habrá centros de acogida en Grecia continental para alojar a 20 mil personas, mientras un número similar recibirá ayudas para vivir en casas de alquiler. Las tragedias en el mar Egeo no cesan y esta madrugada se han producido dos nuevos naufragios que dejan al menos 22 personas muertas, entre ellas 14 niños y bebés.

La isla de Lesbos, situada a muy poco kilómetros de Turquía, está complemente desbordada ante las miles de llegadas diarias. Allí se ha vuelto esencial el trabajo de los voluntarios, que acuden de forma particular o como miembros de organizaciones de todo el mundo.

Es el caso de un grupo de seis socorristas de la ONG española Proactiva Open Arms, que el miércoles participó en el rescate de 242 personas en el norte de Lesbos, en una de las operaciones más complejas que se han producido, ya que en el barcaza viajaban más de 300 personas.

Todavía hay cerca de 30 desaparecidos y el número de muertos por este incidente asciende a 16. Las organizaciones denuncian que se carece de medios para llevar cabo las tareas de rescate y primeros auxilios.

Los puertos de las localidades de Molyvos y Petra se han convertido en improvisados campamentos sanitarios, donde profesionales y voluntarios prestan primeros auxilios a los rescatados. En Lesbos se ha puesto en funcionamiento el primer punto crítico, pero los expertos desplazados denuncian la falta de personal.

Grecia ha solicitado apoyo a la UE para conformar un equipo de 370 expertos que se encarguen de coordinar los centros de identificación, pero hace una semana solo habían llegado 81.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha registrado la muerte de 69 niños desde septiembre a finales de octubre, pero tras las tragedias de los últimos días, esta cifra asciende ya a 76 víctimas, a la espera de que se rescate a las que aún siguen desaparecidas.

Tanto la OIM como la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) han detectado el aumento del número de personas que viajan en una misma embarcación, lo que aumentó considerablemente el riesgo de accidente y que unido al deterioro de las condiciones meteorológicas y las bajas temperaturas ponen en serio peligro a sus ocupantes.

Según ACNUR, en lo que va de año el número de refugiados que ha entrado en Grecia ha alcanzado la cifra récord de 502,500 personas.

Alemania y Austria limitan pasos

De otra parte, Alemania y Austria decidieron limitar a cinco el número de pasos fronterizos entre ambos países por los que podrán transitar los numerosos migrantes que afluyen hacia territorio alemán, anunció hoy el ministerio del Interior en Berlín.

Una portavoz del ministerio precisó a la AFP que "la medida entrará en vigencia inmediatamente", pero no indicó de qué puntos de paso se trata. Ambos países se habían puesto de acuerdo en septiembre para dejar abiertas sus fronteras a los refugiados, antes de restablecer controles a mediados de ese mes.

La gran mayoría de los numerosos candidatos al asilo pasaban por los alrededor de 800 kilómetros de frontera entre Austria y la región alemana de Baviera, donde se formaban largas filas de migrantes agotados.

El ministro del Interior alemán Thomas de Maiziere criticó el miércoles a Austria, afirmando que este país enviaba a Alemania miles de personas de manera desorganizada. "Austria prometió volver a usar procedimientos ordenados", agregó.

Alemania prevé acoger este año a entre 800 mil y un millón de demandantes de asilo. Sirios, albaneses y afganos encabezan la lista de los que más lo solicitan. A pesar de su política aparentemente favorable a los migrantes, el gobierno de Berlín ha anunciado nuevas medidas para expulsar a los migrantes económicos, en particular los de los Balcanes.