Tsarnaev pide perdón por atentado en Maratón de Boston

El joven checheno Dzhokhar Tsarnaev pidió perdón por las vidas que truncó y el sufrimiento que causó, ante la corte que lo sentenció hoy a morir por inyección letal.
Dzhokar Tsarnaev, en una foto del 15 de abril de 2013, facilitada por la fiscalía de Boston
Dzhokar Tsarnaev, en una foto del 15 de abril de 2013, facilitada por la fiscalía de Boston (AFP)

Boston

Dzhokhar Tsarnaev, responsable por los ataques con bombas en el Maratón de Boston de 2013, pidió disculpas en una audiencia en la que fue formalmente sentenciado a muerte por matar a cuatro personas y herir a otras 264.

"Pido disculpas por las vidas que trunqué, por el sufrimiento que he causado, por el daño que causé, un daño irreparable", dijo Tsarnaev, de 21 años, ante una corte federal repleta de familiares de las víctimas del ataque. Ésta fue la primera vez que el checheno, quien no habló en su defensa durante el juicio, se dirigió a la corte. "En caso de que haya alguna duda, soy culpable de este ataque junto a mi hermano", afirmó.

Tsarnaev fue hallado culpable de matar a tres personas y herir a otras 264 en el ataque del 15 de abril de 2013 cerca de la línea de meta de la competencia, así como de matar a un oficial de policía tres días después.

"Cada vez que se mencione su nombre, lo que será recordado es el mal que causó", dijo el juez George O'Toole a Tsarnaev antes de sentenciarle a muerte por inyección letal. "Lo que será recordado es que asesinó y mutiló a gente inocente y que lo hizo de forma voluntaria e intencional. Lo hizo a propósito", agregó.

En la audiencia, más de una veintena de víctimas de los atentados o familiares suyos se expresaron antes de que el juez federal George O'Toole pronunciara formalmente la sentencia, decidida el 15 de mayo por un jurado popular integrado por doce personas.

La primera en hablar fue la madre de una joven muerta en los atentados, Krystle Campbell. La mujer se dirigió al condenado, vestido con traje negro, quien escuchaba con la cabeza baja sentado entre sus dos abogados.

"La vida es dura. Pero las opciones que has tomado son innobles. Lo que hiciste a mi hija fue repugnante", dijo Campbell con la voz quebrada por la emoción. "Al menos ya no le harás ningún mal a nadie", dijo el padre de Krystle, Bill Campbell. La sala de audiencias estaba totalmente abarrotada.

"Pudo detener a su hermano, pudo cambiar de opinión", dijo a continuación el padre de la víctima más joven, Martin Richard, de 8 años. "Pudo denunciarlo a la Policía. Pero no hizo nada para evitar aquello. Eligió el odio, la destrucción, la muerte. Es totalmente responsable", agregó Richard, quien explicó que hubiera preferido la cadena perpetua para que Tsarnaev tuviera tiempo para "reconciliarse" con lo que hizo.

"Soy culpable"

El joven musulmán de origen checheno, que llegó de niño a Estados Unidos, escuchó los testimonios sin reaccionar cuando otra víctima le decía que era el momento de que mostrara remordimientos y otros contaban que sus vidas ya no volverían a ser las mismas de antes de los atentados.

Dzhokhar Tsarnaev no habló en ningún momento durante todo el proceso, que duró dos meses y medio, del 4 de marzo al 15 de mayo. Pero tras escuchar los testimonios, este miércoles dijo: "me gustaría pedirle perdón a las víctimas y a los sobrevivientes". Antes de eso afirmó que hablaba en nombre de Alá y terminó pidiendo el perdón de Dios.

"Soy culpable", dijo este ex estudiante en sus primeras declaraciones públicas. "No hay dudas al respecto", señaló. "Lo siento por las vidas que robé, por el sufrimiento, por el daño que he hecho", agregó el joven, quien obtuvo la ciudadanía estadunidense en 2012. Hasta ese momento no había mostrado la menor emoción, salvo brevemente frente a las lágrimas de una vieja tía que vino de Rusia a declarar.

Los atentados de la maratón de Boston (noreste), fueron los más graves realizados en un espacio público en Estados Unidos desde el 11 de setiembre de 2001. Dejaron tres muertos y 264 heridos cuando el 15 de abril explotaron dos bombas artesanales cerca de la meta y convirtieron un evento muy popular, al que asistían decenas de miles de personas, en una carnicería.

Diecisiete heridos sufrieron amputaciones de miembros, a veces de ambas piernas. Varios dieron su testimonio durante el proceso. Dzhokhar Tsarnaev cometió esos atentados con su hermano mayor, Tamerlan, de 26 años, quien murió durante un enfrentamiento con la Policía cuatro días después de los ataques. También fue acusado de la muerte de un policía tres días después de los atentados.

Dzhokhar fue encontrado, herido, en un bote amarrado en el que había escrito un mensaje defendiendo los atentados como venganza por las invasiones estadunidenses de Irak y Afganistán.

Los miembros del jurado deliberaron durante catorce horas antes de condenarlo a muerte. Es el primer caso de una condena a la pena capital por un tribunal federal en el estado de Massachusetts desde 2004. La pena de muerte no existe más en los tribunales del estado desde 1984.

La defensa había pedido la cadena perpetua con el argumento de que Dzhokhar Tsarnaev era un "muchacho perdido" bajo la influencia de su radicalizado hermano mayor. Por tratarse de la pena capital, la condena es automáticamente apelable.