La era de Trump vista por Kirk Douglas a sus 100 años

Tras presenciar al nacimiento del nazismo alemán en 1933 y dos guerras mundiales, el célebre actor advierte del peligro de elegir en noviembre al xenófobo magnate.
El actor y escritor compara a Trump con el genocida Adolf Hitler.
El actor y escritor compara a Trump con el genocida Adolf Hitler. (Clasos)

California

En plena carrera por la Casa Blanca, mientras comienzan los debates, y con ellos los análisis sobre los programas y también sobre la expresión corporal de los candidatos, es bueno tomar distancia, mucha distancia, y dar la palabra a los que tienen una visión un poco más amplia.

En un texto publicado por el  Huffington Post, el actor y escritor Kirk Douglas hace precisamente eso. Desde lo alto de sus 100 años (que los cumplirá de aquí a finales de año), él da su opinión sobre la situación política de un país que vio llegar a sus padres, rusos, a comienzos del siglo XX.

“Los rusos, los polacos, los italianos, los irlandeses y particularmente los católicos y los judíos resintieron los estigmas de ser tratados como extranjeros que nunca se volverían estadunidenses”, afirma.

Kirk Douglas ha conocido muchas cosas en su vida: hoy enumera la Gran Depresión de 1929 y dos guerras mundiales, el derecho al voto de las mujeres, dos presidentes católicos de origen irlandés y negro, y tal vez también una mujer.

“Cuanto más vivo, menos me sorprendo por el carácter inevitable del cambio, y me alegra ver la mayoría de los cambios son para bien”, afirma el carismático actor .

Douglas no es el primero en hacer una comparación entre Donald Trump y Adolfo Hitler. Éstas ya fueron hechas durante la campaña, siendo denunciadas como exageras e histéricas. Pero se acuerda del ascenso de Hitler al poder. Sus palabras merecen ser leídas:

“Yo tenía 16 años cuando ese hombre tomó el poder, en 1933. Durante la década que lo precedió se mofaban de él, y no fue tomado en cuenta. Hitler era considerado como un bufón que jamás podría engañar a una población civilizada y educada con su retórica de odio y nacionalista. Los expertos lo consideraban como una mala broma. Pero se equivocaron.”

“Hace algunas semanas —prosigue—, escuchamos sus palabras en Arizona. Hicieron que se le congelara la sangre a mi mujer Ana, quien creció en Alemania. Podrían haber sido pronunciadas en 1933.”

Las palabras en cuestión provienen de un discurso dado por el magnate inmobiliario, el neoyorquino Donald Trump sobre el tema de la inmigración, donde enfatizó “el hecho de que todos los que quieren venir a nuestro país no podrán ser plenamente asimilados”.

“Yo pensaba haberlo visto todo, hasta ahora. Pero nunca vi una campaña de miedo como esta llevada a cabo por uno de los principales candidatos a la presidente de Estados Unidos”, concluye Kirk Douglas.