Trump impone sus reglas para aceptar donaciones

El magnate inmobiliario y precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos se dice dispuesto a rechazar aportaciones de campaña si buscan condicionar su posición.
El republicano ha advertido en varias ocasiones que gracias a su fortuna no tendrá que modificar su agenda política.
El republicano ha advertido en varias ocasiones que gracias a su fortuna no tendrá que modificar su agenda política. (Mike Brantley/Reuters)

Washington

El precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos y magnate inmobiliario Donald Trump se dijo a aceptar algunas grandes donaciones para su campaña, pero sin tener que hacer favores a cambio.

El multimillonario, convertido hasta ahora en el protagonista de las elecciones primarias, afirmó en el programa dominical Face the Nation de la cadena CBS que no está dispuesto a tener financiamiento de grupos de presión que puedan obligarlo a modificar sus posiciones políticas.

"No quiero grupos de presión, no quiero intereses especiales, no quiero ningún tipo de condiciones", dijo el precandidato republicano, que gracias a su fortuna personal no depende de fondos externos para competir en las cada vez más costosas elecciones en EU.

"Rechacé cinco millones de dólares la semana pasada de un grupo de presión muy importante. (Si acepto) vendrán a mí en un año o dos para obtener algo para el país o la empresa que representan. Ese es el tipo de dinero que no voy a aceptar", aseguró.

Trump, quien se disputa junto a otros 16 aspirantes la candidatura republicana a la Casa Blanca, ya ha advertido en varias ocasiones que gracias a su fortuna no tendrá que modificar su agenda política.

La independencia que le da su patrimonio lo ha llevado incluso a decir que si no logra ser el candidato republicano, podría presentarse de manera independiente.

Sus duras declaraciones sobre los inmigrantes mexicanos al principio de su campaña en junio lo situaron en primera línea de la escena mediática y, desde entonces, también ha logrado mantenerse a la cabeza de las encuestas, por delante incluso de pesos pesados como el ex gobernador de Florida Jeb Bush.

En otro programa, Trump aseguró que su rival demócrata Hillary Clinton podría verse "muy desacreditada" por la polémica sobre sus correos electrónicos privados en la época en que era secretaria de Estado.

"Creo que Hillary podría verse muy desacreditada (...) por esta historia de e-mails", dijo a la cadena ABC News. "Miren lo que le pasó al general (David) Petraeus, cómo resultó destruido. Y lo que él hizo no fue más que una fracción de lo que hizo ella", acusó Trump.

El general Petraeus, ex director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EU, fue condenado en abril a dos años de prisión en suspenso por haber comunicado a su amante documentos ultraconfidenciales y mentido al respecto al Buró Federal de Investigaciones (FBI) y a la propia CIA. En noviembre de 2012, Petraeus debió renunciar a su cargo.

Clinton se enfrenta a una controversia sobre millares de correos profesionales que envió desde un servidor y una cuenta privadas cuando estaba a cargo de la diplomacia estadunidense durante el primer mandato de Barack Obama. La regla en EU es que los altos funcionarios usen siempre servidores y cuentas públicas.

Según un sondeo de la cadena CNN/ORC publicado la semana pasada, la también ex primera dama Hillary Clinton sigue superando a Donald Trump en intenciones de voto, pero solamente por seis puntos: 51 por ciento contra 45 por ciento.