Trump pide indemnización de 10 mdd a chef español José Andrés

El aspirante republicano denuncia que el cocinero español le ha ocasionado pérdidas millonarias tras negarse a gestionar el restaurante de uno de sus hoteles por sus comentarios racistas.
El chef español José Andrés, en la foto en su restaurante Minibar, en Washington, decidió no trabajar para el magnate Donald Trump
El chef español José Andrés, en el minibar de su restaurante en Washington (AP)

Washington

El precandidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos Donald Trump pidió una indemnización de diez millones de dólares al chef español José Andrés, que en julio rompió el acuerdo al que había llegado con el magnate para gestionar el restaurante de uno de sus flamantes hoteles.

En la demanda, a la que tuvo hoy acceso Efe, Trump alega que la negativa del cocinero a gestionar el restaurante principal del Trump International Hotel, en Washington, le ha ocasionado "pérdidas y daños por valor de millones de dólares".

El chef, que dirige 18 restaurantes en EU, decidió romper vínculos con Trump por sus comentarios del pasado 16 de junio, cuando anunció su campaña presidencial y lanzó duras críticas contra los inmigrantes mexicanos y propuso levantar un "gran muro" en la frontera sur con México.

"Es curioso que el señor Andrés se sienta ofendido por el hecho de que Trump comparta públicamente sus opiniones sobre inmigración, que han permanecido sin cambios durante muchos años. Es de sobra conocida la voluntad y franqueza del señor Trump para compartir sus opiniones en público", reza la demanda, interpuesta ante la Corte del Distrito de Columbia el 31 de julio.

De esta forma, los abogados de Trump insisten en que José Andrés conocía previamente las opiniones del magnate inmobiliario y su "franqueza" antes de decidir colaborar con él en la apertura del restaurante, cuya inauguración estaba prevista para el próximo año.

De hecho, Trump cita en su demanda un comunicado de prensa del cocinero, fechado en enero de este año, en el que alaba "su visión para los negocios" y decía estar "orgulloso de asociarse" con él para abrir un restaurante en Washington, la ciudad que había llamado su "casa" después de haber residido más de dos décadas en EU.

"El propietario ha sufrido y seguirá sufriendo daños en una cantidad que deberá ser determinada mediante juicio, pero que se cree que excede los diez millones de dólares", destaca la demanda para luego exigir la millonaria indemnización al chef, que cuenta entre sus restaurantes a los populares "Jaleo" y "Oyamel", ambos en la capital estadunidense.

Las controvertidos comentarios de Trump le han costado varios contratos al magnate, entre ellos con las cadenas de televisión Univisión, ESPN y NBC, la cadena de grandes almacenes Macy's y el organizador de las carreras de autos de Nascar, entre otros.

Además, personalidades como Roselyn Sánchez, America Ferrera, la Miss Universo Paulina Vega y el rival de Trump en las primarias del partido, Jeb Bush, han mostrado su rechazo a los comentarios xenófobos, mientras que México, Panamá y Costa Rica han anunciado que no participarán en el concurso de belleza Miss Universo, organizado por Trump.

Asesor de campaña despedido

Precisamente hoy, la campaña presidencial de Trump despidió a uno de sus asesores, Sam Nunberg, por haber publicado comentarios racistas en su cuenta de Facebook, entre ellos uno en el que llamaba "nigger", un término ofensivo para los afroamericanos, a la hija de un prominente reverendo negro.

Nunberg, que había fungido como asistente por mucho tiempo. El portal de internet Business Insider publicó sus comentarios el viernes. Incluían un insulto racial para describir a la hija del reverendo Al Sharpton, así como descripciones del presidente Barack Obama como un "pacificador socialista marxista islamista fascista nazi" y del ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee, a quien se refirió como "Huckahick" (pueblerino).

Nunberg le dijo al sitio web que estaba impactado y no recuerda haber escrito esos mensajes. Nunberg pasó años trabajando para la organización de Trump y había sido despedido antes, en 2014, cuando la empresa de comunicación Buzzfeed publicó un perfil poco halagador del multimillonario y hoy candidato republicano.

El abogado de Trump recientemente pidió disculpas por hacer un comentario que él catalogó de "inarticulado" sobre violación conyugal al diario Daily Beast.