Los mexicanos son extraordinarios, votarán por mí: Trump

El magnate republicano redobló las denuncias en California contra los migrantes ilegales y su voluntad de construir un muro con México, aunque aseguró que "los mexicanos" votarían por él en las ...

Anaheim

El republicano Donald Trump, que hoy hacía campaña en uno de los estados con mayor población hispana de Estados Unidos, California, redobló las denuncias contra los inmigrantes ilegales, aunque aseguró que "los mexicanos" votarían por él en las presidenciales.

Sin romper con el tema emblemático de su candidatura, Trump hizo rugir a miles de partidarios con su promesa de construir un muro en la frontera con México. ¿Y quién pagará el muro?, preguntó. "¡México!", respondieron a coro sus seguidores en Anaheim, cerca de Los Angeles, un estribillo coreado en sus mítines en todo el país.

"Los mexicanos son extraordinarios, votarán por mí como nunca antes. Los que están aquí legalmente", afirmó Trump, a pesar de que los sondeos muestran que los hispanos apoyan en mucha mayor medida a los demócratas y a Hillary Clinton.

La inmigración es un tema candente de la política estadunidense, en particular en California, que cuenta con tantos habitantes de origen latino como blancos de origen europeo, cerca de 39% de la población.

La violencia que salpicó un mitin del multimillonario empresario el martes en Albuquerque (Nuevo México), y que terminó con varios policías heridos, no se reprodujo en esta oportunidad.

Tres personas protestaron hoy en silencio en el lugar del mitin, una de ellas con una simple bandera mexicana, antes de ser retiradas del lugar. Y fuera del recinto de Anaheim, unos 80 manifestantes fueron mantenidos a distancia por un fuerte dispositivo policial.

Cinco detenidos en Anaheim

La policía intervino para separar a partidarios y detractores de Trump que se habían ido a las manos. Al menos cinco personas fueron detenidas tras el acto electoral de Trump, pero la muchedumbre se dispersó en calma. Según informa el diario Los Angeles Times, los arrestos se produjeron en las afueras del Centro de Convenciones de Anaheim, donde tuvo lugar el discurso de Trump.

Una vez que el político abandonó las instalaciones, un pequeño grupo de manifestantes permaneció en el área e ignoró las órdenes del cuerpo de Policía de despejar la zona, quemando al menos una papelera y destruyendo al menos una señal de tráfico.

Previamente, un pequeño grupo de simpatizantes de Trump, que venían profiriendo cánticos racistas, fueron obligados a abandonar el área "por el bien de la seguridad pública", indicó el sargento Daron Wyatt, portavoz de la Policía de Anaheim.

Las autoridades informaron, asimismo, de varios enfrentamientos entre manifestantes y defensores de Trump, que tuvieron que ser separados por los más de 20 agentes de seguridad presentes en la zona. Además, durante el mitin de Trump al menos otras dos personas fueron desalojadas por su personal de seguridad.

Trump calificó hoy de "delincuentes" a los manifestantes que se enfrentaron la noche del martes con la policía durante su acto de campaña en el suroeste del estado de Nuevo México. "Los manifestantes en Nuevo México eran matones que estaban ondeando la bandera mexicana", escribió Trump en su cuenta de Twitter. "La reunión adentro fue grande y bonita, pero ¡afuera, delincuentes!", agregó.

La policía de la ciudad de Albuquerque informó que varios agentes fueron atendidos por lesiones tras haber sido golpeados con piedras que lanzaron los manifestantes durante los "disturbios", según calificaron el incidente. Al menos una persona fue detenida, señala un tuit de la policía.

Unos 600 manifestantes se reunieron anoche fuera del acto mientras Trump hablaba ante ocho mil seguidores y comenzaron a quemar camisetas y a arrojar botellas contra la policía, reportó el diario Albuquerque Journal. También hubo incidentes entre los manifestantes y partidarios de Trump, como ya se han registrado a lo largo del toda la campaña del candidato republicano, criticado por su retórica anti-inmigratoria.

Ryan no decide su apoyo a Trump

De otra parte, el presidente de la Cámara de Representantes de EU, el republicano Paul Ryan, reiteró hoy que no ha tomado aún una decisión sobre dar su respaldo oficial al virtual candidato de su partido a la Casa Blanca, Donald Trump, pese a que el resto del liderazgo conservador ya le ha dado su apoyo.

En un encuentro con periodistas, Ryan rechazó los últimos rumores de esta semana sobre el presunto anuncio de su respaldo al multimillonario en los próximos días. "No sé donde ha salido todo esto. No tengo ningún marco temporal (para hacerlo o no) en mi mente. Y no he tomado una decisión", reiteró el líder republicano de la Cámara Baja.

Preguntado por si temía que la campaña de Trump estuviera filtrando esas informaciones para presionarle y acelerar su postura, Ryan dijo "no preocuparse por esas cosas" y aseguró que su prioridad es establecer una agenda republicana en la Cámara de Representantes que represente los verdaderos valores del partido.

En esa línea, Ryan delineó la estrategia de los republicanos de la Cámara Baja para el año próximo, cuando, según dijo, espera que haya un "presidente republicano", de manera que esas políticas se puedan llevar a cabo.

A este respecto, y preguntado por los periodistas, el presidente de la Cámara Baja dijo que Trump "conoce" las prioridades en las que está trabajando la bancada republicana y reconoció que su equipo y el del magnate "hablan prácticamente todos los días".

Ryan es uno de los pocos líderes del partido que ha rehusado aún alinearse con el magnate, pero reiteró hoy que lo fundamental para que eso ocurra es hallar un punto en común sobre los principios que defiende el Partido Republicano.

El apoyo de Ryan es especialmente significativo para la candidatura del multimillonario, ya que ocupa el tercer cargo de mayor poder en el país, por detrás del presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden, y porque también representaría un símbolo de unidad dentro de su bancada para superar las tensiones entre el aparato del partido y el ala más conservadora.