Trump defiende credo antiinmigrante, sus adversarios contraatacan

El millonario y aspirante republicano defendió en el cuarto debate de los candidatos su propuesta de deportar a once millones de indocumentados y levantar un muro en la frontera con México.
Donald Trump reacciona con una mueca ante una crítica de la aspirante Carly Fiorina durante el debate
Donald Trump reacciona con una mueca ante una crítica de la aspirante Carly Fiorina durante el debate (AFP)

Washington

Los aspirantes republicanos a la Casa Blanca protagonizaron hoy un denso y en ocasiones animado duelo sobre la economía, en un nuevo debate televisado que no pareció alterar la campaña ni tampoco le dio a Jeb Bush la oportunidad ansiada de salir a flote.

Bush, hijo y hermano de presidentes y preferido por el establishment del Partido Republicano, se asomó sin mucho éxito a varios de los intercambios, una actuación que hizo recordar su debacle durante un duelo cara a cara en el anterior debate con su ex alumno, el senador por Florida Marco Rubio. "Tuve cuatro minutos en el último debate. Quiero mi pregunta ahora mismo", reclamó al inicio Bush, tratando de poner entusiasmo a su turno.

El millonario Donald Trump defendió su propuesta de deportar a once millones de indocumentados en Estados Unidos, pero sus rivales le advirtieron que esa retórica le entregará la presidencia a la demócrata Hillary Clinton.

"Necesitamos fronteras y tendremos una muralla. Fijaos en Israel, la muralla funciona. Somos un país de leyes. (Los inmigrantes indocumentados) tendrán que marcharse y espero que puedan volver, pero se tendrán que marchar. No tenemos elección", apuntó.

Trump celebra bloqueo

Unos minutos antes, Trump celebró públicamente el aval de una corte de apelaciones estadunidense al bloqueo de las medidas del presidente Barack Obama para evitar la deportación de cinco millones de indocumentados.

El magnate aseguró que la decisión dada a conocer el lunes por la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito le "contentó mucho", que fue "increíble" y que serían necesarios más fallos como ese. "No tenemos bastantes de esas decisiones. Fue un gran día. Tenemos que detener la inmigración ilegal, que causa muchos problemas en relación a las drogas", apuntó.

"Somos un país de leyes, necesitamos fronteras, necesitamos un muro. El muro se construirá y será exitoso", dijo el magnate inmobiliario durante el debate con los ocho principales candidatos a las primarias del Partido Republicano, en Milwaukee (norte). "Tienes que enviar gente afuera (...) No hay otra opción si vamos a administrar correctamente nuestro país", añadió Trump.

Aunque sus comentarios describiendo a los mexicanos que cruzan ilegalmente a Estados Unidos de violadores y narcotraficantes levantaron la indignación de la comunidad latina en Estados Unidos, su popularidad en la base republicana se ha disparado y el magnate se mantiene en la cima de los sondeos, palmo a palmo con el neurocirujano Ben Carson.

Pero sus adversarios en el campo republicano advirtieron que es momento de proponer ideas realistas. "Tenemos que proteger nuestras fronteras (...) Pero si alguien cree que vamos a recoger a 11 millones de personas que cumplen la ley y vamos a enviarlos a México, piensen en las familias, piensen en los niños", alertó el gobernador de Ohio, John Kasich.

"Simplemente no es posible (...) destrozaría a las comunidades", lanzó por su lado el ex gobernador de Florida Jeb Bush, quien está casado con una mexicana y habla un español fluido. "Solo teniendo esta conversación envía una poderosa señal: ahorita mismo están aplaudiendo en la campaña de Clinton".

"No se puede echar a los inmigrantes. Es imposible y no va con los valores de EU. En la campaña de (Hillary) Clinton se frotan las manos cuando tenemos este debate", aseguró Bush. Estudios indican que cualquier aspirante del Partido Republicano tendrá que contar con el apoyo de por lo menos 47% de los votos latinos para ocupar la Casa Blanca.

"Planes prácticos: Bush"

"La manera de ganar la presidencia es teniendo planes prácticos", afirmó Bush, proponiendo que los indocumentados podrían obtener un "estatus legal" siempre que paguen una multa, obtengan un empleo, aprenda inglés y no cometan delitos. Del lado demócrata, Clinton ha dicho que una vía a la ciudadanía para los once millones de indocumentados "es la única solución" al problema migratorio.

Para los republicanos ello equivaldría a una amnistía para quienes violaron las leyes y entraron ilegalmente al país. Una propuesta de reforma migratoria defendida por el presidente Barack Obama fue derrotada en 2013 en el Congreso por los conservadores republicanos, que controlan las dos cámaras legislativas.

Qué hacer con los indocumentados se erigió así como uno de los principales puntos de discordia entre los aspirantes conservadores junto a la estrategia a seguir en Oriente Próximo y en la relación de EU con Rusia, ya que, pese a que fue de lo que más se habló en el debate, las recetas de todos los candidatos en materia económica fueron más o menos similares.

Reducir la deuda federal (de más de 18 billones de dólares) y el gasto público, simplificar y rebajar la presión fiscal sobre los ciudadanos y las empresas y no subir el salario mínimo interprofesional fueron por lo general puntos comunes en las intervenciones de todos los precandidatos.

Los tres aspirantes que lideran la carrera republicana a la Casa Blanca, Donald Trump, Ben Carson, y Marco Rubio, dejaron claro, por ejemplo, que no subirán el salario mínimo si llegan a la Presidencia.

"Hemos sido un país grande en todos los frentes, y ahora no ganamos. Los impuestos son muy altos, los salarios son muy altos. No podemos competir con el mundo. La gente tiene que ir ahí fuera y trabajar duro", dijo Trump, que lidera las encuestas republicanas con un 24.8 % según la media que elabora Real Clear Politics.

Carson, de 64 años, hizo broma de la controversia generada por investigaciones de medios de prensa que pusieron en duda aspectos clave de su adolescencia problemática y una supuesta admisión por una beca en la prestigiosa escuela militar estadunidense de West Point. "Gracias por no preguntarme qué dije a los 15 años", dijo Carson.

Ataques a Clinton

Pero los candidatos también lanzaron ataques contra otro aspirante presidencial ausente en el escenario: la puntera de las primarias demócratas, la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton.

"Hillary Clinton viene por tu billetera, todo el mundo (...) preocúpense por ella", lanzó el gobernador de New Jersey, Chris Christie, quien participó en el debate 'pequeño' junto con otros tres aspirantes, apenas visibles en los sondeos. Pero fue Fiorina quien ofreció una de las críticas más ácidas contra la líder demócrata.

"Una presidencia de Clinton corroerá la naturaleza de esta nación. ¿Por qué? Por que es la manera Clinton. Di lo que debas decir, miente siempre y cuando te salgas con la tuya", denunció.

El Milwaukee Theatre de Milwaukee (Wisconsin) acogió hoy el cuarto debate entre aspirantes republicanos a la nominación para la Casa Blanca, organizado por Fox Business y The Wall Street Journal y en el que sólo participaron los ocho precandidatos mejor posicionados en las encuestas.

El hecho de que en esta ocasión fuesen ocho y no diez (como venía siendo habitual) los participantes en el debate, dejó fuera al ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee y al gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, que tuvieron que conformarse con intervenir en otro debate unas horas antes con los aspirantes peor posicionados en los sondeos.

Los precandidatos conservadores volverán a debatir el próximo 15 de diciembre en Las Vegas (Nevada), en un evento organizado por CNN y Salem Radio.