Trump recibe apoyo de ex aspirante Christie, feroz crítico de Rubio

La adhesión del gobernador moderado, de gran carisma, puede exacerbar todavía más las tensiones entre el magnate inmobiliario y el senador por Florida de origen cubano, rival directo en la carrera ...
Chris Christie (d) saluda a los asistentes al mitin de Donald Trump (i) en Fort Worth, Texas, donde hizo el anuncio de su apoyo al magnate
Chris Christie (d) saluda a los asistentes al mitin de Donald Trump (i) en Fort Worth, Texas, donde hizo el anuncio de su apoyo al magnate (AFP)

Washington

En unas primarias republicanas cada vez más duras en Estados Unidos, el magnate Donald Trump recibió hoy el apoyo del ex aspirante presidencial Chris Christie, un gobernador moderado de gran carisma y feroz crítico de su más duro rival, Marco Rubio.

"Estoy orgulloso de estar aquí para respaldar a Donald Trump como presidente de Estados Unidos", afirmó Christie en una rueda de prensa previa a un concurrido mitin del multimillonario neoyorquino en Fort Worth (Texas).

En un súbito golpe de mano, la adhesión deberá exacerbar todavía más las tensiones entre Trump y Rubio, que disputan con aspereza el derecho de ser el candidato presidencial por el partido Republicano en las elecciones de noviembre.

El multimillonario y el joven senador por Florida tienen estilos muy diferentes, pero eso no impidió que pasen a tratarse de estafador o impostor en una campaña que hasta ahora está rompiendo todos los moldes tradicionales y en la que no faltan golpes por debajo del cinturón.

Christie, quien en algún momento fue considerado la nueva estrella ascendente de los republicanos, arrojó la toalla hace dos semanas pero solamente después de haber humillado a Rubio durante un debate, ironizando sobre sus "discursos memorizados de 25 segundos" repetidos hasta el cansancio.

Al convertirse en el primer peso pesado del partido a apoyar a Trump, Christie obliga a redistribuir las cartas a apenas cinco días de la enorme jornada del "Súper martes", en que se realizan primarias y caucus en una docena de estados.

"La cosa más importante para el partido en este momento es nombrar a alguien que nos brinde la mejor posibilidad de derrotar a Hillary Clinton", dijo Christie en el acto público en Texas junto a su "amigo" Trump. "Nadie está mejor preparado que Trump para dar a Estados Unidos la dirección fuerte que precisamos", agregó el gobernador de Nueva Jersey, de 53 años.

"Puedo garantizar -remarcó- que si hay alguien que Hillary y (su marido y expresidente) Bill Clinton no quieren ver en la palestra es a Donald Trump". El magnate, que lidera las encuestas para la nominación republicana, agradeció el respaldo de su "amigo", a quien definió como un "gobernador espectacular", si bien declinó confirmar si piensa en Christie como su candidato a la Vicepresidencia de EU.

Christie insistió en descartar cualquier oferta de futuros o eventuales puestos, pero su adhesión desató intensas especulaciones sobre la posibilidad de que más adelante Trump lo escoja como compañero de fórmula para las elecciones.

"No quiero hablar de eso ahora, pero él ciertamente tiene el talento" para ser vicepresidente, comentó Trump, cuya campaña se caracteriza por un tono nacionalista y combativo con la inmigración ilegal que parece estar calando en un amplio sector del electorado.

"Bufón en jefe"

Hasta ahora, los dos habían dejado claras sus divergencias. "No se trata de elegir el bufón en jefe. Debemos elegir a alguien que tenga una verdadera experiencia" en gobernar, había dicho Christie sobre Trump hace apenas un par de meses.

Aunque el empresario -un populista que nunca ha ocupado un cargo público y causa pavor al aparato de su partido- había adelantado que iba a hacer hoy un "gran anuncio", el paso de Christie -un gobernador respetado por los republicanos y de ideas moderadas- tomó por sorpresa a la clase política y a la prensa de este país.

"Estoy conmocionado", confesó Ray Washburne, ex director financiero de la campaña presidencial de Christie, quien abandonó la pugna por la candidatura republicana a la Casa Blanca el pasado día 10, tras fracasar en los caucus (asambleas populares) de Iowa y en las elecciones primarias de Nuevo Hampshire.

El apoyo de Christie, el más importante que, de momento, ha obtenido Trump, también representa un brusco cambio de opinión, pues, mientras el gobernador competía por la nominación, acusó al multimillonario de tener un "temperamento" inapropiado para ocupar la silla del presidente de Estados Unidos.

Con este "gran anuncio", Trump cosecha un valioso respaldo de cara al "supermartes" del 1 de marzo, una jornada en la que votarán una docena de estados y en la que se reparte el mayor número de delegados del proceso de primarias que, en la Convención Republicana de julio, deber ratificar al candidato a la Presidencia.

Especial significado tuvo el hecho de que el magnate, famoso por presentar el programa de telerrealidad "The Apprentice" ("El aprendiz"), compareciese con su nuevo valedor en Texas, el estado con más delegados en juego en el "supermartes", con un total de 155.

La puesta en escena tejana de Trump se produjo un día después del acalorado debate televisivo que protagonizaron los precandidatos presidenciales conservadores, en el que los senadores de origen cubano Marco Rubio y Ted Cruz atacaron al multimillonario.

Rubio y Cruz, senadores por Florida y Texas, respectivamente, sacaron toda su artillería para minar la credibilidad de Trump, quien este martes venció en los caucus de Nevada y logró su tercer triunfo consecutivo en los cuatro procesos electorales para la candidatura presidencial celebrados hasta la fecha.

Rubio, ganador de contienda televisiva

Numerosos expertos dieron como ganador de la contienda televisiva a Rubio, principal adversario del magnate y aspirante preferido por el "establishment" republicano, quien hoy volvió a la carga y tildó a Trump de "estafador" a punto de "secuestrar" el partido y el movimiento conservador, durante un mitin en Dallas (Texas).

Sin embargo, el triunfalismo de Rubio quedó eclipsado por el inesperado anuncio de Chris Christie, y Trump aprovechó la ocasión para alzar la voz y enviarle al senador floridiano un mensaje: "La gente desesperada -aseveró- hace cosas desesperadas".

En la noche del jueves, Trump y Rubio trabaron constantes pugilatos verbales durante el último debate entre aspirantes republicanos. "Nunca he visto a un ser humano transpirar tanto. Precisamos a alguien que no transpire de esa forma", dijo Trump sobre Rubio después de las discusiones del debate.

Rubio señaló hoy que "estamos al borde de dejar el movimiento conservador a una persona que no tiene ninguna idea sobre cualquier asunto importante, y de dejar los códigos nucleares de Estados Unidos a una persona completamente imprevisible".

En una tentativa de concentrar a los electores contrarios a Trump, Rubio señaló que "algunos pueden estar curiosos sobre él, habla bien y dice que defiende a los pobres. Pero cada vez que una de sus empresas se hundió, ¿saben quién pagó? Los pobres que trabajaban para él".

Rubio dice estar seguro de conquistar la interna en el estado de Florida, el 15 de marzo, donde los sondeos le otorgan sin embargo una gran ventaja sobre Trump. Toda esta agitación, por ahora, relegó la primaria demócrata a un segundo plano.

Hillary Clinton -auxiliada por su marido, Bill, y su hija, Chelsea- recorría hoy diversos locales en Carolina del Sur en espera de una victoria sobre Bernie Sanders, en especial gracias al voto de la comunidad negra.