Trump y Clinton salen al frente en el 'supermartes', según proyecciones

Mientras Hillary Clinton se impone en Georgia y Virginia, Bernie Sanders vence en su estado, Vermont, mientras el magnate republicano se dispara en los sondeos en Georgia.
Hillary Clinton saluda a los dueños del café Mapps en Minneapolis, Minnesota, donde este martes se encuentra haciendo campaña
Hillary Clinton saluda a los dueños del café Mapps en Minneapolis, Minnesota, donde este martes se encuentra haciendo campaña (AFP)

Washington

La demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump salieron al frente en las primarias del 'supermartes', según las primeras proyecciones de una jornada con doce estados en juego hacia las candidaturas a las presidenciales estadunidenses de noviembre.

Clinton obtuvo claros triunfos en los estados sureños de Georgia y Virginia, donde goza del apoyo de las minorías, mientras que su rival, el senador Bernie Sanders, se impuso en su estado de Vermont (noreste), de acuerdo con diversas cadenas televisivas.

En el campo republicano, se proyectaba una victoria para Trump en Georgia. De confirmarse los sondeos en el resto de los estados, el belicoso millonario podría apuntarse una gran noche para terror del establishment republicano que intenta detenerlo. Instantes después del cierre de los centros de votación en esos tres estados, Trump publicó un corto mensaje en la red social Twitter: "Gracias, Georgia".

El codiciado 'supermartes', que solamente terminará en las primeras horas del miércoles, cuando cierre el último puesto de votación en Alaska, es crucial en la carrera a la Casa Blanca, especialmente para los republicanos, que elegirán casi la mitad del número de delegados necesario para ganar la disputa interna.

Clinton, de 69 años, parecía mirar hacia adelante y concentrarse en una eventual disputa electoral con Trump, afirmando este martes en un rápido encuentro con periodistas estar "preparada para competir" con el empresario si logra la nominación demócrata.

Según un sondeo publicado hoy por CNN, los demócratas Clinton o Sanders ganarían un eventual duelo con Trump, con un margen ligeramente más cómodo para Sanders (55% contra 43%) que para Clinton (52% frente 44%).

Retórica incendiaria

La incendiara retórica de Trump ha enfurecido a la dirigencia republicana, temerosa que el partido se encamine a su aniquilación en las presidenciales de noviembre.

"Donald Trump es una seria amenaza para el futuro de nuestro partido y de nuestro país", lanzó su principal rival, el joven senador de origen cubano, Marco Rubio en una carta abierta a los electores republicanos.

"En los últimos días, Trump ha rechazado condenar el supremacismo blanco y el Ku Klux Klan, alabó a los dictadores Sadam Husein y Muamar Gadafi, y propuso infringir la primera enmienda de nuestra constitución", escribió Rubio. "No es chiste, es momento de contraatacar", zanjó.

Trump recibió un apoyo de peso del ex aspirante presidencial y gobernador de New Jersey, Chris Christie, pero algunos conservadores expresan públicamente que no votarán por el magnate si gana la nominación del partido, que vive una crisis de identidad sin precedentes.

"Esto es realmente un movimiento", dijo Trump el lunes en un mitin en Georgia (sur), al repetir su promesa de construir un muro en la frontera de Estados Unidos y México para frenar la inmigración clandestina.

Nivel "perturbador"

Incapaces de achicar la distancia que los separan del multimillonario, el senador Ted Cruz y Rubio pasaron a usar las mismas armas de Trump, y la campaña se transformó en un festival bizarro de insultos, golpes bajos y discursos que incluyen menciones a calzoncillos sucios, a la transpiración y alusiones a la confiabilidad de hombres con manos pequeñas.

Trump respondió hoy acusando a Cruz de no "hacer nada" por su estado de Texas y a Rubio de hacer un "trabajo horrible" en Florida, su estado natal. Uno de los más respetados dirigentes republicanos, el senador John McCain (que compitió con Obama en 2008), dijo hoy que era "perturbador" el nivel al que había caído la campaña de su partido.

McCain dijo esperar que "podamos tener una campaña presidencial que no se concentre en el tamaño de las orejas de un adversario o si transpira mucho". En Virginia, una mujer registrada entre los demócratas dijo a la AFP que estaba dispuesta a presentarse a votar contra Trump en la interna republicana. "Normalmente, voto con los demócratas, pero Trump me asusta. Aún no sé como votaré", dijo la electora, que prefirió no identificarse.

Clinton favorita

Hillary Clinton había iniciado la campaña como favorita absoluta, hasta que la "revolución política" de Sanders, el socialista democrático que arremete contra la banca y las grandes corporaciones, sedujeran a muchos votantes, especialmente jóvenes.

Pero una fuerte campaña de críticas a Sanders en las últimas dos semanas y la aplastante victoria de la exprimera dama en Carolina del Sur parecieron devolver a Clinton el liderazgo y la autoconfianza previo de una jornada fundamental como la del 'supermartes'.

El sondeo de CNN/ORC halló que Clinton tiene a nivel nacional una ventaja de 55% a 38% sobre Sanders, aunque el promedio de todas las encuestas en esta coyuntura sugiere una ventaja de 47% a 42%, de acuerdo con el sitio web especializado RealPolitics.

Una docena de estados de todo el país celebraran primarias y caucus (asambleas populares) durante la jornada de hoy, conocida como supermartes, en la que los aspirantes demócratas competirán por 865 delegados de los 2,383 necesarios para lograr la nominación presidencial del partido. Por el lado republicano están en juego 595 delegados, de los 1,237 necesarios para obtener la candidatura presidencial.