Tropas iraquíes matan a más de 40 rebeldes cerca de Bagdad

Los combates, encarnizados, tuvieron lugar al intentar evitar el ejército un ataque rebelde contra un campamento al sudoeste de la capital de Irak.
Un agente de las fuerzas de seguridad iraquí hace guardia durante una manifestación religiosa en la ciudad santa chiita de Najaf
Un agente de las fuerzas de seguridad iraquí hace guardia durante una manifestación religiosa en la ciudad santa chiita de Najaf (AFP)

Bagdad

Las tropas iraquíes mataron hoy a más de 40 insurgentes en combates encarnizados para evitar un ataque rebelde contra un campamento al sudoeste de Bagdad, informó el ministerio del Interior. Los combates librados en la ciudad de Yusufiya contra miembros del grupo yihadista del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) también acabaron con la vida de un oficial, añadió el ministerio.

"Las tropas iraquíes hicieron frente a un intento de infiltración de miembros de la banda del EIIL en el campamento militar", explicó. "Mataron a más de 40 atacantes terroristas", indicó. En la operación se incautaron de dos ametralladoras pesadas, cinco lanzagranadas y material diverso, añadió la fuente. El EIIL lucha también en la vecina Siria tanto contra el régimen como contra otros grupos rebeldes que le acusan de cometer abusos y de aspiraciones hegemónicas.

Hace unos días ya hubo combates al oeste de Bagdad que hacen temer que los insurgentes extiendan su campo de acción alrededor de la capital. En el resto del país, varios ataques causaron hoy diez muertos, según responsables de los servicios de seguridad médicos. La explosión de un coche bomba cerca de Tuz Jurmatu (norte) mató a cuatro soldados, mientras que un hombre murió en Tikrit (norte). En varias ciudades al sur de la capital, cuatro coches bomba mataron a otras cinco personas.

La violencia ha aumentado desde hace un año hasta alcanzar niveles que no se veían desde 2008 debido sobre todo al descontento de la minoría sunita y a la guerra en la vecina Siria. Estos ataques se cobraron la vida de casi 500 personas en marzo y de más de 2,200 en lo que va de año, según un recuento de la AFP, y no parecen menguar ante las elecciones legislativas previstas el 30 de abril.