Tribunal indio detiene liberación de tres asesinos de Rajiv Gandhi

El máximo organismo judicial del país detuvo la liberación de los tres convictos Murugan, Santhan y Perarivalana a los que conmutó hace dos días la pena de muerte por cadena perpetua.

Nueva Delhi

El Tribunal Supremo indio paralizó hoy la liberación de tres de los siete condenados por el asesinato del ex primer ministro Rajiv Gandhi, decisión aprobada ayer por el estado de Tamil Nadu y rechazada por la familia del dirigente.

El máximo organismo judicial del país detuvo la liberación de los tres convictos Murugan, Santhan y Perarivalana a los que conmutó hace dos días la pena de muerte por cadena perpetua, de acuerdo con fuentes judiciales citadas por los medios locales.

"Estamos preocupados con fallos en el procedimiento y lo examinaremos", dijo el presidente del Supremo, P. Sathasivam, en declaraciones recogidas por la prensa local.

Las primeras informaciones sobre la decisión del organismo judicial señalaron que se había paralizado la liberación de los siete presos.

El Supremo dio dos semanas al Gobierno de Tamil Nadu para presentar una respuesta a su decisión y estableció la próxima vista para el 6 de marzo.

Los otros cuatro convictos Nalini, Ravichandran, Jayakumar y Robert Pius, que cumplen perpetua, pueden ser técnicamente liberados, afirmó el abogado del Gobierno de Tamil Nadu, Rakesh Dwivedi, de acuerdo con la televisión local NDTV.

La familia de Rajiv, que era el líder del gubernamental Partido del Congreso y marido de la actual responsable de esa formación, Sonia Gandhi, se ha opuesto a la liberación de los convictos.

El primer ministro de la India, Manmohan Singh, afirmó hoy en la red social Twitter que la liberación de los presos "sería contraria a todos los principios de la Justicia", en una dura crítica a la decisión del Ejecutivo de Tamil Nadu.

"La propuesta del Gobierno de Tamil Nadu de liberar a los asesinos de Rajiv Gandhi no es sostenible en términos legales y no debe llevarse a cabo", añadió Singh.

El Ejecutivo del estado donde se cometió el magnicidio en 1991 aprobó ayer la liberación de los siete convictos un día después de que el Tribunal Supremo conmutara la pena de muerte de tres de ellos por cadena perpetua.

Esta sentencia también ha sido recurrida por la fiscalía, pero el máximo órgano judicial del país no ha decidido aún si acepta una revisión.

Los siete convictos forman parte del grupo de 26 personas a quienes un tribunal condenó a muerte en 1998 por participar en la conspiración que puso fin a la vida de Rajiv.

Los asesinos formaban parte del grupo rebelde de Sri Lanka los Tigres Tamiles, derrotados en 2009, y atentaron contra el mandatario por enviar tropas de paz a la isla en 1987.