Tribunal considera “abusiva” la huelga del metro en Brasil

Aumentó de 45 mil a 227 mil dólares la multa por día no trabajado al sindicato, que acordó un paro indefinido pese al ajuste salarial obtenido de 8.7 por ciento.
En los últimos días, la medida de los trabajadores causó embotellamientos de más de 250 kilómetros.
En los últimos días, la medida de los trabajadores causó embotellamientos de más de 250 kilómetros. (Chico Ferreira/reuters)

Sao Paulo

Los empleados del metro de Sao Paulo, la capital económica de Brasil, resolvieron ayer mantener la huelga que realizan por quinto día consecutivo, y que generó un caos vial histórico de más de 250 km en la ciudad, que el jueves acogerá la ceremonia y el partido de apertura de la Copa del Mundo.

Los trabajadores decidieron en asamblea mantener la medida, que afecta parcialmente el funcionamiento del metro, pese a que la justicia declaró ayer que la paralización es “abusiva”, al no respetar la decisión fijada anteriormente, que obligaba a los trabajadores a garantizar la circulación de trenes al 100 por ciento en los horarios de máxima afluencia y a 70 por ciento el resto del día.

“Hay una Copa del Mundo, el mayor evento deportivo internacional. El gobierno del estado (regional) tiene elecciones a fin de año, debe negociar. Tenemos que enfrentar al gobierno”, dijo el líder del sindicato de trabajadores del metro, Altino Melo dos Prazeres, al justificar la decisión de permanecer con la medida de lucha.

Hoy el sindicato celebrará una nueva reunión para decidir si continúa con la paralización de actividades, en vísperas del partido inaugural entre Brasil y Croacia, que se realizará el jueves  en el estadio Arena Corinthians y que reunirá a 61mil 600 espectadores, además de contar con la presencia de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y de otros 11 jefes de Estado.

El Tribunal Regional del Trabajo resolvió aumentar de 100 mil a 500 mil reales (de 45 mil 450 a 227 mil 200 dólares) la multa por día no trabajado, y ratificó el aumento salarial concedido por las empresas de transporte, equivalente a 8.7 por ciento. El sindicato, en tanto, reivindica un reajuste al alza de 12.2 por ciento.

Melo dijo que el sindicato realizará hoy movilizaciones pacíficas en las estaciones del metro para conseguir que más trabajadores se adhieran a la medida.

En la mañana de ayer, la mayoría de las 61 estaciones demoraron cerca de una hora y media en abrir sus puertas, y por la tarde 37 de ellas permanecían abiertas. Para hacer frente a la huelga, algunas compañías pusieron a empleados de otras áreas para cubrir sus puestos.

Rousseff pidió a la población recibir de manera “calurosa, humana y respetuosa” a los visitantes que llegan al país.

“Cuando visitamos otros países (durante otros torneos mundiales) fuimos muy bien recibidos. Estoy segura de que los turistas se van a llevar aquí en Belo Horizonte, en su corazón, esa recepción calurosa, humana, respetuosa”, dijo la presidenta en un acto en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, y una de las 12 sedes del torneo. Rousseff también confió en que la competencia pondrá de manifiesto la “alegría”, la “fuerza” y el “civismo” de Brasil e insistió en que el Mundial va a ser una “fiesta”.

El paro del metro se enmarca en una ola de protestas y huelgas que han sacudido el país en las últimas semanas al acercarse la Copa, protagonizadas por choferes de autobús, policías, vigilantes de bancos y profesores.

Las protestas se enmarcan en un escenario de magro crecimiento, alza en el costo de la vida y un clima preelectoral antes de los comicios generales de octubre.

Inundaciones

Al menos ocho personas murieron y cientos fueron evacuadas a raíz de las lluvias que azotan el estado brasileño de Paraná, cuya capital provincial, Curitiba, acogerá cuatro partidos durante el Mundial que inicia el día 12.

El número de muertos fue confirmado por la Defensa Civil, que precisó que 43 mil 826 personas fueron afectadas por las precipitaciones. De ellas, dos mil 152 tuvieron que ser desalojadas.

En total, 60 municipios sufrieron las consecuencias de las lluvias, que provocaron además cortes de rutas y falta de energía eléctrica en varias ciudades.