Tribunal Supremo recibe primera demanda de paternidad contra Juan Carlos

Alberto Solà Jiménez asegura ser hijo del ex rey de España, fruto de su relación en 1956 con Anna María Bach Ramon, hija de banqueros catalanes, e intenta aprovechar la ley que regula el ...
Alberto Solà e Ingrid Bartiau, que afirman ser hijos del monarca, quieren que el ex rey Juan Carlos se haga una prueba de paternidad
Alberto Solà e Ingrid Bartiau, que afirman ser hijos del monarca, quieren que el ex rey Juan Carlos se haga una prueba de paternidad (Reuters)

Madrid

El Tribunal Supremo recibió ayer la primer demanda de paternidad contra Juan Carlos de Borbón presentada por Alberto Solà Jiménez, quien asegura ser hijo del Rey de España, fruto de la relación que su madre Anna María Bach Ramon, hija de banqueros catalanes, tuvo con éste en 1956. La Audiencia de Madrid elevó este asunto al alto tribunal después de que a mediados de julio entrara en vigor la ley que regula el aforamiento del monarca saliente.

Por tanto, los jueces estudiarán un asunto que afecta a la esfera privada del monarca. La Sección número 24 de la Audiencia Provincial de Madrid tenía previsto celebrar en septiembre una vista en la que deliberar sobre el recurso de apelación presentado por el abogado de Solá, Francesc Bueno, contra la decisión del Juzgado de Instrucción número 34 de archivar este caso por la inviolabilidad que la Constitución otorgaba al entonces jefe del Estado español.

Aunque la Cosntitución española afirma que "el rey es inviolable", al abdicar el 18 de junio, Juan Carlos perdió esta "inviolabilidad". La nueva ley que entró en vigor a mediados de julio le concede un "aforamiento", un estatuto similar al acordado a los parlamentarios, según el cual sólo puede ser juzgado por el Tribunal Supremo.

El letrado amplió sus alegaciones tras la abdicación de Juan Carlos y la Audiencia de Madrid elevó la causa al Tribunal Supremo tras los “términos rotundos” de la ley orgánica, del 11 de julio, que dispone en su disposición transitoria que los tribunales que estén conociendo de hechos relacionados a los nuevos aforados deberán suspender su tramitación y remitirlos “inmediatamente” al Supremo.

La Audiencia de Madrid acordó así la semana pasada la remisión de este caso a “la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, que es la competente para conocer de la acción referida”, según el auto, del que fue ponente el magistrado José Ángel Chamorro. El abogado Francesc Bueno defiende los derechos de su cliente, quien se reivindica como primogénito del monarca y detalló que fue criado en Barcelona por una familia que le adoptó.

Bueno detalló que cuando Solà fue concebido Juan Carlos “no ostentaba título alguno de la monarquía” y que el aforamiento no debería privar a su representado de “todas y cada una de las garantías que ostenta por mandatos legales y constitucionales”. En su denuncia, Solá esgrimió una prueba de ADN que apoyaba la paternidad del Rey con “una fiabilidad superior al 99.99 por ciento”. La Casa Real no se pronunció al respecto y fuentes del Palacio de la Zarzuela descartaron que vaya a hacerlo.

La belga Ingrid Jeanne Satiau también dice ser hija de Juan Carlos y presentó un recurso que igualmente fue rechazado en 2012. Su abogada común, Begoña Antonio González, exigía una decisión judicial que declarase que su cliente "es el hijo por vía consanguínea de Don Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón", según los documentos judiciales.

Ingrid Jeanne Satiau y Alberto Solà Jiménez decidieron presentar una demanda de reconocimiento de paternidad después de haber realizado tests ADN que muestran que son hermano y hermana en 91%, explicó en esa oportunidad el diario El Mundo. Satiau dijo a la prensa que se enteró de su supuesto vínculo de parentesco cuando su madre terminó por decirle un día, al ver al rey de España en televisión: "Ese hombre es tu padre."

Luego, ella investigó y terminó por encontrar a Solá, un niño adoptado, quien desde hace varios años reivindica la paternidad del rey, afirmando que su madre biológica, hija de un banquero conocido en Barcelona, había tenido una relación con el soberano, según la prensa.