Treinta muertos en los últimos bombardeos en Alepo

Un ataque aéreo destruyó hoy una clínica en la zona rebelde de la ciudad del norte de Siria, a pocas horas de la entrada en vigor del acuerdo ruso-estadunidense para detener los combates
Sirios evacuan a un hombre herido entre los escombros de edificios destruidos en un bombardeo en el barrio rebelde de Al Qatarji, en Alepo
Sirios evacuan a un hombre herido entre los escombros de edificios destruidos en un bombardeo en el barrio rebelde de Al Qatarji, en Alepo (AFP)

Alepo

Los bombardeos en Alepo sembraron de nuevo la tragedia este viernes dejando 30 muertos, horas antes de la entrada en vigor del acuerdo ruso-estadunidense para detener los combates en otros dos sectores de Siria.

Para los habitantes de Alepo, la tregua entre el régimen y los rebeldes impuesta por Rusia y Estados Unidos a finales de febrero no parece más que un lejano recuerdo. Más de 230 civiles han muerto en una semana en los bombardeos a esta gran ciudad del norte, dividida desde 2012 entre rebeldes y régimen.

Un bombardeo de la aviación del régimen alcanzó el viernes una clínica en la zona rebelde de Alepo, dejando varios heridos, según la defensa civil. Los ataques se produjeron un día después de que un ataque aéreo contra un hospital de la ciudad en el que colaboraba Médicos Sin Fronteras dejara decenas de muertos. Un acto que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó de "imperdonable".

La clínica Al Marja golpeada hoy quedó "totalmente destruida", lamentó Médicos del Mundo, oenegé colaboradora en ese centro. Por miedo a nuevos bombardeos, la oración del viernes fue suspendida por primera vez en los barrios rebeldes, según una instancia religiosa.

Muchos cristianos tampoco acudieron a la celebración por el Viernes Santo de los ortodoxos. "Pusimos todas nuestras cosas en una maleta y nos preparamos a partir en cualquier momento", relató Nur Shmeilan, una joven cristiana de 25 años que vive en el oeste de Alepo. En la noche los bombardeos no cesaron.

"La tierra temblaba bajo nuestros pies", explicaba un vecino del popular barrio de Bustan al Qasr, este viernes de nuevo bajo intensos ataques aéreos del régimen. "Los bombardeos no cesaron durante toda la noche, no pudimos pegar ojo", se lamentó a la AFP.

Los últimos bombardeos se producen un día después del ataque contra el hospital Al Qods, que dejó una treintena de muertos, entre ellos, médicos y niños. El régimen de Bashar al Asad desmintió haber bombardeado el hospital y el ministro de la Información, Omran al Zoabi, incluso afirmó que este establecimiento no existía.

Para el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Alepo se encuentra "a las puertas de un desastre humanitario". En una carta publicada por la organización Crisis Action, médicos de Alepo dieron la voz de alarma. "Nuestros hospitales están cerca del punto de ruptura" por la intensificación de los bombardeos, afirman.

"Pronto no habrá más profesionales de la salud en Alepo. ¿A quién acudirán los civiles" que lo necesiten?, se preguntan. Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Husein, denunció "el monstruoso desprecio por las vidas de los civiles de todas las partes del conflicto" en Siria.

"Tregua" en dos frentes

Frente a esta matanza, el enviado de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, instó a Rusia y a Estados Unidos, los propulsores de la tregua en vigor el 27 de febrero, a tomar "una iniciativa urgente" para hacer respetar de nuevo el alto el fuego.

Unas horas más tarde, un acuerdo ruso-estadunidense fue anunciado para permitir la entrada en vigor de un "proceso de tregua" el sábado por la mañana en dos frentes, pero no en Alepo, según fuentes sirias y rusas.

"A partir del sábado a la 01:00 de la noche (22:00 hora GMT), entra en vigor una tregua que incluye las regiones de la Guta oriental y Damasco y las del norte de la provincia de Latakia", anunció el mando del ejército sirio.

Michael Ratney, enviado especial estadunidense para Siria, confirmó "un nuevo compromiso en el cese de las hostilidades para todas las partes (...) el sábado a las 00:00 hora local (viernes 22:00 hora GMT)".

En cuanto a Alepo, Ratney indicó que los dos países no habían llegado a un acuerdo. "Discutimos con Rusia para llegar rápidamente a un acuerdo para reducir la violencia también en esta región", añadió.

El secretario de Estado, John Kerry, y el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, hablaron por teléfono del "refuerzo del cese de hostilidades en las regiones de Siria", informó desde Washington el gobierno estadunidense.

Por su parte, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, llamó en un comunicado a las partes en conflicto a comprometerse de nuevo con una tregua que considera "indispensable".

La oposición siria que participa en los diálogos de paz en Ginebra, Alto Comité de Negociaciones (ACN) denunció en una carta dirigida al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon "los ataques indiscriminados contra los civiles" en Alepo.

"No es el momento de hablar de proceso político después de las masacres horribles y las violaciones sistemáticas de la tregua", condenó en Twitter, Riad Hijab, coordinador de la coalición.