Acusan a trece por incendio con mas de un centenar de víctimas en Bangladesh

Los trece acusados -entre los que figuran los propietarios y gerentes de la fábrica, así como varios guardias- son presuntamente culpables de obligar a las víctimas a acudir al trabajo pese a ...

Nueva Delhi

Trece personas han sido acusadas hoy ante la Justicia por el incendio de una factoría textil que en noviembre de 2012 causó mas de un centenar de víctimas mortales en Daca, capital de Bangladesh, informa la prensa local.

Los trece acusados -entre los que figuran los propietarios y gerentes de la fábrica, así como varios guardias- son presuntamente culpables de obligar a las víctimas a acudir al trabajo pese a los avisos de que el edifico carecía de medidas de seguridad.

La factoría incendiada producía ropa para la cadena estadounidense Walmart, entre otras firmas internacionales.

Cuando se produjo, el conocido como incendio Tazreen, por el nombre de la empresa que albergaba el inmueble, fue el peor siniestro del sector que se registraba en Bangladesh, donde la fabricación de ropa es un motor fundamental de la economía del país.

La dimensión de la tragedia quedo superada, no obstante, cinco meses después, cuando el pasado abril se produjo el derrumbe de un edificio con varios talleres textiles y en el que murieron cerca de 1.200 personas en el barrio de Savar, en las afueras de Daca.

En este segundo inmueble también se producía ropa para empresas internacionales, como Benetton, El Corte Inglés, Mango y Primark.

El fenómeno de concienciación que provocó en todo el mundo el siniestro de Savar ha inducido a la adopción desde entonces de varias medidas para mejorar en alguna medida las condiciones de trabajo en el sector textil de Bangladesh.

A mediados de julio, el Parlamento bangladeshí aprobó una enmienda que permite que los trabajadores puedan sindicarse libremente, y exige el pago de indemnizaciones de entre 15 y 45 días de sueldo por despido, fallecimiento o accidente laboral.

También se pactaron convenios de seguridad para prevenir los siniestros y un aumento del sueldo de los trabajadores del sector.