Toronto rechaza a la familia Ford y elige un nuevo alcalde

El conservador John Tory se hizo con  el gobierno de la mayor ciudad de Canadá, derrotando a Doug Ford, hermano del polémico ex alcalde Rob Ford, alcohólico y drogadicto.
John Tory celebra ante sus seguidores su elección como alcalde de Toronto
John Tory celebra ante sus seguidores su elección como alcalde de Toronto (Reuters)

Toronto

El candidato conservador John Tory se hizo hoy con la Alcaldía de Toronto, la mayor ciudad de Canadá, en unas elecciones planteadas como un referendo sobre el hasta ahora alcalde, el polémico Rob Ford.

Aunque Rob Ford se tuvo que retirar de la reelección hace poco más de un mes, cuando se le diagnosticó un tumor maligno en el abdomen, su hermano y hasta ahora concejal del Ayuntamiento, Doug Ford, se presentó a las elecciones a la Alcaldía en su lugar. Según los resultados oficiales, Tory se hizo con la Alcaldía de Toronto al conseguir 394,627 votos, un 40.25 % del total emitido.

Doug Ford quedó en segundo lugar con 330,838 votos, un 33.75 %, mientras que la candidata de izquierdas Olivia Chow obtuvo 226,858 votos, un 23.14 %. Rob Ford, quien tras renunciar a la reelección como alcalde se presentó como candidato a concejal, ganó con facilidad el puesto al obtener el 58.9 % de los votos en el distrito 2 de la ciudad.

El político y empresario conservador, que está siendo tratado del cáncer que padece, tras conocer los resultados felicitó a su hermano Doug Ford por la campaña realizada y dijo que "la familia Ford nunca abandona". Rob Ford también insinuó que se volverá a presentar a candidato a la Alcaldía en 2018.

La elección a la Alcaldía de Toronto ganó relevancia internacional gracias a Rob Ford, quien en los últimos meses había aparecido en varias ocasiones en las portadas de los medios de comunicación de todo el mundo por su drogadicción, alcoholismo y declaraciones polémicas.

A pesar de ser "pillado" en vídeos y grabaciones consumiendo drogas y alcohol, profiriendo insultos y amenazas y en compañía de conocidos delincuentes, Ford se negó a dimitir de la Alcaldía e incluso acudió al programa de televisión del cómico estadunidense Jimmy Kimmel para mejorar su imagen.

Tras la derrota de Doug Ford y la victoria de John Tory, numerosos comentaristas políticos de la ciudad declararon que los electores habían votado por "echar al circo" en que se había convertido el mundo de la política de Toronto bajo el mandato de los Ford.