Yihadistas toman campo de gas en Siria: 270 muertos

Los combates tuvieron lugar en el campo de Al Chaer, en Homs, en el centro del país árbe, mientras yihadistas ultrarradicales del Estado Islámico lapidaron a una mujer acusada de adulterio en la ...
Rebeldes sirios disparan hacia posiciones de las fuerzas de Asad en Alepo
Rebeldes sirios disparan hacia posiciones de las fuerzas de Asad en Alepo (AFP)

Beirut

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó hoy que 270 personas fueron muertas durante la toma de un campo de producción de gas por parte de yihadistas del Estado Islámico (EI) en Homs, en el centro de Siria. "El Observatorio ha podido documentar el deceso de 270  personas durante los combates o que fueron ejecutadas por los combatientes del EI en el campo gasístico de Al Chaer, que tomaron ayer (jueves)", afirmó el director del OSDH, con base en Londres, Rami Abdel Rahmane.

"Entre los muertos figuran once civiles, integrantes de las fuerzas del régimen, y guardias de seguridad del yacimiento", añadió. Una contraofensiva de las fuerzas gubernamentales provocó la muerte "al menos de 40 combatientes del EI", precisó el director del OSDH.

De otra parte, el OSDH informó también hoy que yihadistas ultra-radicales de la provincia septentrional siria de Raqa lapidaron a una mujer acusada de "adulterio". Según esta organización, se trata de la primera "ejecución" de este tipo cometida por el Estado Islámico (EI), que recientemente proclamó un "califato" en un territorio entre Irak y Siria.

"El EI declaró su primera condena a muerte por lapidación contra una mujer de Tabaqa, bajo la acusación de adulterio", indicó la OSDH, hablando de una localidad que se encuentra en la provincia de Raqa, controlada casi por completo por los yihadistas. Un militante de esta región confirmó esta información precisando que la ejecución se había producido en una plaza pública el jueves por la tarde.

"Es la primera vez que se hace algo así aquí", aseguró Abu Ibrahim. El EI se formó como entidad independiente el año pasado y está en guerra contra los insurgentes moderados e islamistas aliados en el Frente al Nosra. Otro vecino de Raqa, Hadi Salamé, afirmó que la mujer, de unos 30 años, fue condenada por un tribunal religioso del Estado Islámico.

"La situación es inimaginable. Lapidar es el peor de los castigos de la Historia. La familia de esta mujer no sabía que iba a ser ejecutada", precisó a la AFP. Según él, los habitantes están "aterrorizados" pero no se atreven a reaccionar ante estos métodos tan bárbaros.