“Tolerancia cero” a prostitución en Cuba, dice ministra de Justicia

María Esther Reus reveló que siete extranjeros guardan prisión en la isla por corrupción de menores.
María Esther Reus (d), ministra de Justicia de Cuba, ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra en 2009
María Esther Reus (d), ministra de Justicia de Cuba, ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra en 2009 (EFE)

La Habana

“Tolerancia cero”, es la esencia de la política cubana ante los delitos de trata de personas y prostitución, dijo hoy en La Habana la ministra de Justicia, María Esther Reus, tras informar que siete extranjeros guardan prisión en la isla por corrupción de menores.

Este año “fueron juzgadas 241 personas por delitos de proxenetismo, y de ellas 224 fueron condenadas”, puntualizó la titular, quien además condenó que el gobierno de Estados Unidos mantenga a la isla en la lista de países que presuntamente practican el tráfico de personas y el turismos sexual.

En conferencia de prensa, Reus no dio detalles acerca de los extranjeros presos y ponderó las políticas del sector turístico cubano para “impedir el turismo sexual” y el acceso a los hoteles de “proxenetas y cualquier otra persona vinculada a estos actos”. “Cuba tiene (…) los mecanismos jurídicos que garantizan un enfrentamiento con severidad a estos delitos”, precisó.

Conocida por muchos como “el burdel del Caribe” antes del triunfo de la revolución en 1959, con el deterioro de su economía Cuba enfrenta desde hace años un resurgir de la prostitución, que prácticamente despareció en las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado. “Jineteras” y “jineteros” llaman ahora los cubanos a las mujeres y hombres que practican lo que se conoce como “el oficio más viejo del mundo”.

No obstante, la ministra comentó que en el país no hay “redes criminales” especializadas en la trata u otros delitos similares, e informó que el gobierno ha firmado y ratificado la convención contra la trata de personas o abuso de menores, y suscrito convenios bilaterales con medio centenar de países.

También dijo que colabora en el enfrentamiento a estos actos con gobiernos como el de Canadá. El ciudadano canadiense James McTuk, de 78 años, es procesado en Toronto por presuntos delitos contra menores en la isla, a donde viajó varias veces.

Con ingresos anuales superiores a los dos mil 500 millones de dólares, el turismo internacional es una de las principales fuentes de moneda fuerte de la isla, y Canadá su principal emisor.