Tokio, “furioso” con EI por decapitación

“Nunca perdonaremos a los terroristas”, responde el 'premier', Shinzo Abe, ante la presunta ejecución del periodista Kenji Goto, secuestrado en 2014.
“Somos un ejército sediento de su sangre”, asegura el verdugo antes de cercenar la cabeza al rehén.
“Somos un ejército sediento de su sangre”, asegura el verdugo antes de cercenar la cabeza al rehén. (AP)

Tokio

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, mostró su cólera y aseguró que no se rendirá frente a un "terrorismo inadmisible", tras el anuncio de la decapitación de un segundo rehén nipón a manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

"Estoy extremadamente furioso por estos actos terroristas odiosos y despreciables. Nunca perdonaremos a los terroristas", declaró Abe, visiblemente conmovido, en su comparecencia ante la prensa, y aseguró que Japón no renunciará a combatir el "terrorismo inadmisible".

El premier reaccionó como si el video fuera auténtico y expresó sus condolencias a la familia del rehén, el periodista Kenji Goto.

"Vamos a seguir trabajando con la comunidad internacional para llevar a los terroristas ante la justicia, no cederemos", advirtió Abe.

Hace 11 días, coincidiendo con el viaje de Abe a Medio Oriente, el EI envió un primer video en el que demandó a Tokio que pagara 200 millones de dólares a cambio de no asesinar a Goto, capturado en octubre, y a otro ciudadano japonés, Haruna Yukawa, que fue ejecutado el sábado de la semana pasada.

Tras el asesinato de Yukawa, el EI exigió la liberación de la terrorista Sayida al Rishawi, condenada muerte en Jordania, para liberar a Goto.

Desde entonces, los gobiernos de Japón y Jordania mantenían negociaciones para liberar a Goto y al piloto jordano Muaz Kasasbeh, en manos del EI en Siria.

Los yihadistas habían exigido el jueves pasado que les entregaran antes de "la puesta del sol, hora de Mosul (Irak)", a la extremista Al Rishawi a cambio de poner en libertad a Goto y perdonar la vida al piloto.

Jordania accedió a intercambiar a Al Rishawi por los dos rehenes, pero el canje de prisioneros quedó bloqueado debido a que Ammán había exigido al EI una prueba de vida del piloto.

EI difundió ayer unas imágenes a través de su órgano de propaganda, Al Furqan vía Twitter, en las que Kenji aparece arrodillado, vestido con un mono naranja, mientras un hombre encapuchado a sus espaldas culpa al gobierno japonés de su muerte.

El video termina con una foto del cuerpo tirado en el suelo, de espaldas, con la cabeza encima.

Según el Observatorio de páginas islamistas SITE, el verdugo sería el hombre conocido, por su marcado acento británico, como "John el Yihadista".

Aludiendo al gobierno japonés, el ejecutor dice: "Ustedes, al igual que sus estúpidos aliados de la coalición satánica, no han entendido aún que somos un Califato islámico, con autoridad y poder por la gracia de Dios, un ejército entero sediento de su sangre".

Después se dirige personalmente a Abe: "A causa de su insensata decisión de tomar parte en una guerra imposible de ganar, este cuchillo no solamente degollará a Kenji, sino que continuará causando matanzas allá donde se encuentre gente suya. Que empiece la pesadilla para Japón".

Además de los dos japoneses, el EI ha reivindicado desde agosto la ejecución de cinco rehenes occidentales: los periodistas James Foley y Steven Sotloff, el trabajador humanitario Peter Kassig —los tres estadunidenses— y otros dos cooperantes británicos, David Haines y Alan Henning, todos secuestrados en Siria.

Claves

Condenas

- "Estados Unidos condena el odioso asesinato del ciudadano japonés y periodista Kenji Goto por el grupo terrorista EI", aseguró el presidente Barack Obama en un comunicado.

- El primer ministro británico, David Cameron, calificó de "despreciable" y "espantosa" la ejecución de Goto. "Es otra advertencia más de que el EI es la encarnación del mal, sin respeto por la vida humana", expresó el premier.

- En París, el Palacio del Elíseo señaló en un comunicado que el presidente François Hollande "condena con la mayor firmeza el brutal asesinato del ciudadano japonés Kenji Goto".