Tiroteo en universidad de Arizona deja un muerto y tres heridos

Un estudiante de primer año mató a tiros a un miembro de una fraternidad e hirió a tres más, informaron las autoridades.
El estudiante Colin Brough falleció, mientras que Nicholas Prato, Kyle Zientek y Nicholas Piring resultaron heridos.
El estudiante Colin Brough falleció, mientras que Nicholas Prato, Kyle Zientek y Nicholas Piring resultaron heridos. (AP)

Arizona

Una riña nocturna entre dos grupos de estudiantes de la Universidad del Norte de Arizona devino en un tiroteo la madrugada del viernes, cuando un estudiante de primer año mató a tiros a un miembro de una fraternidad e hirió a tres más, informaron las autoridades.

Steven Jones, de 18 años y aspirante a una fraternidad, dijo a la policía que abrió fuego contra el grupo de estudiantes después de que lo golpearan en la cara y lo persiguieran, según documentos de la corte. Aseguró también que intentó brindar primeros auxilios a una de las víctimas.

Los fiscales señalan que el relato del estudiante es "a beneficio propio" y aseguran que Jones fue el agresor.

"Aquí no hay indicios de defensa propia", dijo el subprocurador del condado, Ammon Barker. "El acusado se había retirado de la pelea, obtuvo un arma y volvió al lugar".

El ataque a tiros ocurrió en el estacionamiento justo a las afueras del dormitorio Mountain View en el campus de Flagstaff, que es sede de muchas de las fraternidades del campus. Todas las víctimas eran miembros de la fraternidad Delta Chi, mientras que Jones estaba comprometido con Sigma Chi. No quedó esclarecido el motivo por el que comenzó la pelea.

El estudiante Colin Brough falleció, mientras que Nicholas Prato, Kyle Zientek y Nicholas Piring resultaron heridos. El fiscal señaló que Brough recibió dos impactos de bala, en el pecho y un hombro, con la pistola calibre .40 de Jones. El Centro Médico de Flagstaff dijo que no podía revelar información sobre la condición de los heridos.

"No será un día normal en el campus", dijo la presidenta de la escuela, Rita Cheng. "Hay dolor en nuestros corazones".

Jones dijo a los investigadores que un grupo de gente se les acercó a él y dos amigos mientras estaban afuera de una residencia. La pelea comenzó entre los dos grupos y Jones fue golpeado en la cara. Dice que un grupo lo persiguió hasta su auto, donde sacó una pistola. Dos de las víctimas habían dejado de seguirlo pero voltearon cuando Jones gritó que tenía un arma, según documentos de la corte.

En cierto punto, un grupo trató de someter a Jones, quien hizo un disparo al aire. Luego, Jones señala que dejó caer el arma, que tenía una linterna integrada.

Jones fue fichado el viernes con un cargo de homicidio premeditado y tres cargos de agresión agravada.

Su abogado defensor, Burges McCowan pidió al juez del Tribunal de Justicia de Flagstaff, Paul Christian, que se dejara a Jones en libertad y que lo entregaran a sus padres en Glendale, Arizona, señalando que no tiene un historial delictivo previo y toda su vida ha sido residente de Arizona. La fianza se fijó en dos millones de dólares.

"No tiene a dónde ir", aseguró McCowan.

Brough era de Castle Rock, Colorado, a unos 48 kilómetros (30 millas) al sur de Denver. Era aficionado a jugar lacrosse y quería alcanzar el éxito para poder ayudar a otras personas, según su primo, Ryan Jernegan. También trabajaba como salvavidas en el centro recreativo de Flagstaff.

"Posiblemente era la persona más feliz que hayas conocido", dijo Jernegan.

Alex McIntosh, amigo de Zientek, dijo que trabajaba medio tiempo en el Centro de Conferencias High Country y que era estudiante de tiempo completo.

"Es muy calmado y respetuoso, tiene una gran educación y nunca esperarías que estuviera involucrado en algo así", dijo McIntosh.

El tiroteo causó pánico en el campus de Flagstaff luego de que los estudiantes escucharan los disparos e ingresaran a las redes sociales para averiguar lo sucedido.

La estudiante Maria Gonzalez dijo a The Associated Press que al momento del tiroteo lo primero que pensó fue en fuegos artificiales.

"Estudiaba para un examen, así que me asomé por la ventana y vi a dos personas corriendo, fue entonces que me di cuenta que no eran fuegos artificiales, sino disparos", comentó.

El tiroteo de Flagstaff ocurre en el mismo día que el presidente Barack Obama visitó Roseburg, Oregon, donde ocho estudiantes y un maestro murieron a tiros la semana pasada en el Colegio Comunitario Umpqua.