Pierde fuerza tifón en Filipinas pero aún representa amenaza

El fenómeno metereológico golpeará el norte de las provincias de Isabela y Aurora este domingo, de acuerdo con previsiones de las autoridades locales.

Manila

Alrededor de 24 mil personas fueron evacuadas hoy del noreste de Filipinas, a sólo un día de que llegue a las costas el fenómeno meteorólogico Maysak, que se ha degradado a tormenta tropical, reportaron las autoridades locales.

"Tenemos la intención de sacar a la gente de las aldeas costeras", sostuvo Nigel Lontoc, un funcionario de alto nivel de la defensa civil para la región, al considerar que la amenaza de destrucción continúa.

En total, unas 24 mil personas de la provincia costera de Aurora, donde se prevé que Maysak toque tierra mañana temprano, han sido evacuadas, explicó.

A pesar de que se ha debilitado a su paso por el Pacífico Sur, se teme que el fenómeno, con vientos sostenidos de 115 kilómetros por hora en su centro, y rachas de hasta 145 kilómetros por hora, provoque altas mareas, severas inundaciones y deslizamientos de tierra.

Las autoridades comenzaron a evacuar de forma preventiva a turistas y personal de hoteles en la provincia de Aurora, y a residentes en las de Abra, Apayao, Benguet, Ilocos Sur, Nueva Ecija y Pangasinan, según el canal ABS-CBN.

El fenómeno metereológico golpeará el norte de las provincias de Isabela y Aurora este domingo, de acuerdo con previsiones de las autoridades locales .

De acuerdo con la Agencia Meteorológica de Filipinas (PAGASA, por sus siglas en inglés), se espera que Maysak se debilite aún más a medida que cruce la principal isla filipina de Luzón mañana domingo.

PAGASA prevé que la tormenta tropical provoque lluvias intensas en un radio de unos 150 kilómetros, por lo que alertaron del riesgo de corrimientos de tierra y avenidas de agua, además de crecidas de 2 metros del nivel del mar en el litoral del norte de Luzón.

Esa tormenta, conocida en Filipinas como Chedeng, tendrá un menor al impacto al causado por el súper tifón Haiyan, que azotó el país en noviembre de 2013, dejando más de siete mil 350 muertos o desaparecidos.

Cerca de 20 tifones y tormentas azotan Filipinas cada año, muchos de ellos mortales, pero este tipo de perturbaciones meteorológicas son raras en abril, cuando en cambio se produce una estación seca.