The Washington Post aborda el caso de los agentes cubanos presos en EU

Un artículo del canadiense Stephen Kimber, autor del libro [i]Lo que hay del otro lado del mar: La verdadera historia de los cinco cubanos[/i], es considerado en la isla un “importante avance” ...

La Habana

El diario cubano [i]Granma[/i] reprodujo hoy un extenso e inusual artículo que publicó el diario estadunidense [i]The Washington Post[/i] a favor de la excarcelación de cuatro agentes de los servicios secretos cubanos presos en Estados Unidos desde hace quince años.

“Esos agentes serían héroes norteamericanos hoy y el gobierno de EU movería cielo y tierra para traerlos de regreso”, escribió en el [i]Post[/i] el canadiense Stephen Kimber, al profundizar en el trabajo de estos hombres, que según sus declaraciones ante el tribunal que los condenó, monitoreaban planes terroristas del exilio anticastrista en Miami.

"Considere por un momento lo que sucedería si agentes de la inteligencia norteamericana en el terreno, en un país extranjero, descubrieran un grave complot terrorista, con tiempo suficiente para prevenirlo. Luego considere cómo los norteamericanos reaccionarían si las autoridades de ese país, en vez de cooperar con nosotros, arrestaran y encarcelaran a los agentes estadunidenses por operar en su tierra", apuntó Kimber.

El comentario de Kimber, autor del libro [i]Lo que hay del otro lado del mar: La verdadera historia de los cinco cubanos[/i], es considerado en la isla un “importante avance” para hacer conocer este tema al interior de EU.

René González, el quinto de esos agentes, quien regresó este año a La Habana tras cumplir su condena de trece años de prisión, consideró que los estadunidenses “desconocen lo que en realidad ha ocurrido” con él y sus compañeros.

"Los cinco agentes fueron juzgados en aquella ciudad hostil a todo lo cubano (Miami), condenados con cargos de ‘conspiración para cometer’ todo, desde espionaje hasta asesinato y sentenciados a condenas imposiblemente largas, incluyendo dos cadenas perpetuas más quince años" para Gerardo Hernández, escribió Kimber en el [i]The Washington Post[/i].

Asimismo contrapuso la actuación de EU en este caso con la posición asumida ante “terroristas de origen cubano” residentes en Miami, citando, entre otros, a Rodolfo Frómeta, capturado en 1994 en una redada del Buró Federal de Investigaciones (FBI) intentando comprar un misil Stinger, un lanzagranadas y cohetes antitanque, quien dijo planeaba usarlos para atacar a Cuba, y a Luis Posada Carriles, cuya extradición han solicitado La Habana y Caracas.