"Terrorismo" alcanzará a países que lo "apoyaron": Asad

El presidente sirio advirtió de la "creciente amenaza" terrorista que representan los grupos rebeldes que luchan contra su gobierno en Siria y en Oriente Medio.
Trabajadores humanitarios sirios rescatan a un hombre de las ruinas de un edificio destruido durante un bombardeo en Alepo
Trabajadores humanitarios sirios rescatan a un hombre de las ruinas de un edificio destruido durante un bombardeo en Alepo (AFP)

Damasco

El presidente sirio, Bashar al Asad, afirmó hoy que el "terrorismo" alcanzará a los países occidentales y a los otros países que lo "apoyaron" en Siria y en Oriente Medio. "Occidente y los países que apoyan el extremismo y el terrorismo en Siria y en la región tienen que [...] darse cuenta que esta creciente amenaza alcanzará a todo el mundo, en especial, a los países que apoyaron el terrorismo", dijo Asad durante una recepción en Damasco a una delegación norcoreana.

El régimen, que lucha contra una rebelión armada desde hace tres años, califica de "terroristas" a todos los rebeldes sin distinción y acusa a los países occidentales, a Turquía y a los países del Golfo de ayudar y financiar a estos insurgentes. Durante este encuentro, Asad y la delegación norcoreana, quienes mantienen desde hace años relaciones militares, evocaron "los medios de ampliar su cooperación en los sectores de la economía y de la reconstrucción" en Siria.

En Siria, doce civiles, entre ellos nueve niños, murieron a primeras horas de hoy en un ataque aéreo del ejército contra un campo de desplazados. Un helicóptero del ejército bombardeó un campo de desplazados situados cerca de la localidad de Shajara, próxima a la frontera con Jordania, donde murieron doce civiles, entre ellos una niña de cuatro años, anunció el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

Otras siete personas, entre ellas tres mujeres, resultaron heridas en este ataque. Las víctimas son civiles que huyeron de la violencia de la provincia de Derá (sur). El ataque coincide con una escalada de violencia en esta provincia, donde los rebeldes han avanzado posiciones en los últimos meses, según los combatientes anti Asad.

Mientras, en las afueras de Damasco, cuatro menores y dos mujeres fallecieron y otras 32 personas resultaron heridas en un bombardeo similar contra barrios de la población de Sabqa, en la región de Guta Oriental, el principal bastión de la oposición en los alrededores de la capital siria. Más de 162 mil personas ha perecido desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, según las últimas cifras difundidas por el Observatorio.

La guerra en Siria ha provocado más de tres millones de refugiados y seis millones de personas desplazadas dentro del país. Algunas de ellas viven en campos improvisados cerca de las fronteras. En este conflicto, se utilizaron todas las armas, incluidas las químicas, según indica un informe de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), al que ha tenido acceso la AFP.

Los investigadores de la OPAQ en Siria señalan en el informe que las pruebas recopiladas reafirman la tesis del uso de "manera sistemática" de "agentes químicos tóxicos, probablemente agentes irritantes para las vías respiratorias, como el cloro". Alrededor del 8% del arsenal químico sirio continúa en el país, indicó la OPAQ, quien reiteró que Damasco probablemente sobrepasá la fecha límite del 30 de junio sin destruir la totalidad de sus agentes químicos.

Siria se unió oficialmente a la Convención sobre Armas Químicas en octubre de 2013 en el marco de un acuerdo entre Washington y Moscú para desmantelar su arsenal químico. El régimen sirio estaba acusado entonces de haber empleado gas sarín en un ataque cerca de Damasco.

La investigación sobre el uso de cloro se anunció a finales de abril, después de la denuncia de Francia y Estados Unidos sobre su empleo por parte del régimen sirio en ataques contra bastiones rebeldes. Damasco no tenía la obligación de declarar el gas de cloro, ya que es un agente químico muy utilizado en el sector industrial.

En el este de Siria, cerca de la frontera con Irak, los rebeldes continuaban su enfrentamiento con los yihadistas del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), quienes controlan parte del territorio en el norte y este del país, indicó el martes el OSDH. Los rebeldes, moderados e islamistas, luchan contra sus antiguos aliados del EIIL, quienes lanzaron otra ofensiva en Irak, por su comportamiento brutal y su voluntad de hegemonía durante la guerra.

A pesar del anuncio hace una semana de una amnistía general para decenas de miles de detenidos en las prisiones del régimen, únicamente 2,074 prisioneros abandonaron las cárceles, según la agencia oficial Sana, que publica cifras diarias. El OSDH habla de cien mil personas detenidas por el gobierno sirio.

El conflicto en Siria, que ha dejado más de 162 mil muertos en tres años, comenzó por una revuelta pacífica en 2011 contra el régimen, que se transformó rápidamente en una cruenta guerra civil.