Se buscarán responsables por “construcciones de pésima calidad”: Correa

Tras sismo ocurrido en Ecuador el pasado 16 de abril, su presidente Rafael Correa anunció que se buscará a los responsables de la construcción de  edificaciones colapsadas.
El mandatario iniciará investigación a constructores por edificios colapsados durante el sismo en Ecuador.
El mandatario iniciará investigación a constructores por edificios colapsados durante el sismo en Ecuador. (Reuters Media)

Ecuador

El presidente Rafael Correa llamó este lunes a buscar a los responsables de las "construcciones de pésima calidad" que colapsaron en el potente sismo del 16 de abril en la costa ecuatoriana, con un saldo de 655 muertos, 17.000 heridos y casi 50 desaparecidos.

"Ahora viene la etapa de reconstrucción y reactivación, pero también, de RESPONSABILIDADES. Cientos de vidas se han perdido por construcciones de pésima calidad. Ni siquiera se cumplieron las normas de construcción anteriores, mucho menos exigentes que las actuales", escribió Correa en twitter.

"El país TIENE que saber los nombres de quiénes por ahorrar unos centavos construyeron trampas mortales, así como de las autoridades que lo permitieron. NO podemos dejar que esto en un año se olvide. TODO ciudadano debe preguntarse: ¿y si ocurriera aquí?, y EXIGIR a su alcalde que se cumplan las normas de construcción", agregó en varios mensajes en la red social.

El sismo, de 7,8 grados y con epicentro en Pedernales (estado Manabí, oeste) redujo a escombros populares zonas turísticas y destrozó unas 10.000 edificaciones total o parcialmente, bajo las que murieron centenares de personas.

Según el último balance oficial, el saldo es de 655 muertos, 17.638 heridos, 48 desaparecidos y 29.077 sin hogar, lo que lo convierte en el tercer sismo más mortífero de los últimos años en América Latina, después del de Haití en enero de 2010, que dejó entre 200.000 y 250.000 muertos, y los dos que sacudieron El Salvador entre enero y febrero de 2001, con más de 1.100 fallecidos.

En seis meses habrá un informe final sobre el costo de los daños. El mandatario ya advirtió que podría ser de 3.000 millones de dólares.