Termina en caos festival de calabazas en EU

Las autoridades ofrecieron pocos detalles sobre el incidente, señalando que habían participado estudiantes del centro y visitantes de fuera de la ciudad de Keene, Nueva Hampshire.

Keene, Nueva Hampshire

Los disturbios continuaban el domingo de madrugada cerca de la Universidad Estatal de Keene, Nueva Hampshire, donde un festival anual de calabazas organizado la noche anterior se salió de control y llevó a detenciones, lesiones y policía anti motines empleando gases lacrimógenos.

La estudiante de Keene Ellery Murray dijo al Boston Globe (http://bit.ly/1vLdSzO) que estaba en una fiesta multitudinaria el sábado cuando la gente empezó a lanzar cosas. La estudiante dijo que la policía respondió con equipo anti disturbios y lanzando gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

"La gente lanzaba todo lo que encontraba —rocas, monopatines, cubos, calabazas_", dijo. "La gente estaba demasiado ebria".

Las fiestas universitarias formaban parte de del Festival de Calabazas de Keene, donde la comunidad intentaba batir el récord mundial de mayor número de linternas de Halloween encendidas en un solo lugar.

La cadena WMUR-TV en Manchester (http://bit.ly/1yNA3qq) mostró imágenes de una multitud subida sobre un coche, gente huyendo de nubes de gas lacrimógeno y personas destrozando señales de tráfico. Policías con equipo antimotines ordenaron a la multitud que se dispersara.

Las autoridades universitarias ofrecieron pocos detalles sobre el incidente, señalando que habían participado estudiantes del centro y visitantes de fuera de la ciudad.

El número exacto de heridos y detenidos no estaba disponible en un primer momento.

La organización de Ayuda Mutua de Incendios del Suroeste de Nueva Hampshire indicó que varias personas habían resultado heridas por botellas lanzadas por los aires en una fiesta con centenares de personas.

La gobernadora de Nueva Hampshire, Maggie Hassan, dijo que las autoridades estatales y locales trabajaban para poner fin a lo que describió como "la situación".

Horas después de que comenzaran los disturbios, los servicios de emergencias indicaron que seguían trabajando en la escena y no podían dar más información.

La presidenta de la Universidad Estatal de Keene, Anne Huot, indicó en un comunicado enviado por correo electrónico que el festival había sido promocionado por otras personas como "un destino para el comportamiento destructivo y escandaloso" y que el centro había intentado que esto ocurriera trabajando con el ayuntamiento y el campus.

"Lamentamos las acciones de aquellos cuyo único propósito es causar caos", dijo, añadiendo que los estudiantes implicados asumirían las consecuencias de sus acciones.