Tercera tregua de tres días se activa en Gaza

La resistencia palestina y el gobierno de Benjamín Netanyahu acordaron detener las hostilidades otras 72 horas; Egipto llama a seguir el diálogo.
Palestinos residentes en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se manifestaron ayer contra Israel y Estados Unidos.
Palestinos residentes en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se manifestaron ayer contra Israel y Estados Unidos. (Mike Hutchings/Reuters)

Gaza

Un nuevo alto el fuego de 72 horas entró en vigor en la Franja de Gaza hoy a las 00H01 locales (21H01 GMT), y los negociadores intentarán transformarla en tregua estable que ponga fin a la guerra entre Israel y Hamás, que desde el 8 de julio ha dejado 2 mil  muertos.

Las brigadas Ezzedine al-Qasam, brazo armado del movimiento islamista radical palestino Hamás, anunciaron anoche que lanzaron varios cohetes hacia Israel, uno de ellos contra Tel Aviv, del tipo M75, minutos antes del inicio de la tregua.

Según el ejército israelí, el cohete no llegó a zonas habitadas.

Israelíes y palestinos llegaron a un “consenso simultáneo” en discusiones indirectas a través del gobierno egipcio, que instó a ambas partes “a trabajar, durante ese tiempo en un alto el fuego global y permanente”.

Una tregua anterior de 72 horas expiró el viernes sin que las partes lograran un acuerdo sobre su ampliación, por lo que los palestinos volvieron a disparar cohetes contra Israel y la aviación israelí a bombardear la estrecha Franja de Gaza, de 362 km2 entre Israel, Egipto y el Mediterráneo.

Ayer, mientras seguían las negociaciones, las bombas israelíes seguían cayendo sobre el enclave donde viven 1.8 millones de palestinos, 40 por ciento de ellos en condiciones de extrema pobreza.

Tras el anuncio del cese, el líder de Hamás, Jaled Mechaal, dijo que cualquier tregua definitiva debe desembocar en el fin del bloqueo de Gaza.

La misión israelí había abandonado El Cairo el viernes, al expirar un alto el fuego de 72 horas y ante el fracaso de las discusiones para extenderlo. Israel acusó a Hamás de haber roto la tregua con nuevos lanzamientos de proyectiles.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, reafirmó su rechazo a negociar “bajo los disparos”.

A su vez, Hamás acusó a Israel de volver a atacar pante su rechazo a cualquier concesión.

La aviación atacó ayer 41 objetivos de Hamás y desde el viernes, en total más de 170 veces, informó el ejército israelí.

Un adolescente de 17 años murió ayer en un bombardeo en Deir al Balah, en el centro de Gaza, pero   el ejército israelí dijo haber matado a un “conocido agente terrorista”.

Otros cuatro palestinos, entre ellos un joven de 17 años y una mujer de 35, murieron ayer. Al este de la ciudad de Gaza se recuperaron de un edificio en ruinas 10 cuerpos. En total 18 palestinos murieron desde el viernes, cuando expiró la segunda tregua de tres días.

En Cisjordania, un niño de 11 años murió por disparos del ejército en el campo de refugiados de Al Fawar, cerca de Hebrón, escenario de recientes choques  entre tropas israelíes y manifestantes contra la ofensiva en Gaza.

Milicianos de Hamás lanzaron ayer 35 cohetes: 24 impactaron en el sur de Israel y ocho  fueron interceptados por el sistema antimisiles israelí Cúpula de Hierro, sin causar víctimas.

La operación Marco protector, lanzada el 8 de julio para frenar los disparos de cohetes y destruir la red de túneles de Hamás, dejó al menos mil 930 palestinos muertos, de los cuales al menos 447 eran niños y jóvenes, según la Unicef.

De lado israelí, murieron 64 soldados y tres civiles.

Ban saluda y exhorta

El titular de la ONU, Ban Ki-moon, saludó el cese el fuego y urgió a Israel y Hamás a trabajar para lograr una tregua duradera “en beneficio de las poblaciones civiles”.

La ONU “está lista para ayudar a la implementación del acuerdo que consolide la paz y aportar a las necesidades de reconstrucción y desarrollo de Gaza”, añadió Ban.

Desde el viernes, cuando cesó la anterior y segunda tregua de 72 horas, la aviación israelí atacó 170 blancos en la Franja de Gaza, matando al menos a 19 palestinos, mientras que Hamás disparó 136 cohetes hacia Israel, sin causar víctimas.