Temporal sigue afectando a Jerusalén y Ramala, que continúan aisladas

La dirección israelí de Emergencias informó hoy de que más de 25 carreteras siguen cortadas por la nieve acumulada, que en los puntos más altos supera los 70 centímetros.

Jerusalén

Decenas de localidad israelíes y palestinas, incluidas Jerusalén y Ramala, siguen hoy aisladas, por segundo día consecutivo, debido al temporal de nieve que azota Oriente Medio desde el pasado miércoles.

La situación en la cordillera central que cruza Israel y Cisjordania de norte a sur es de completo aislamiento y decenas de pueblos y ciudades llevan más de 36 horas completamente aisladas.

La dirección israelí de Emergencias informó hoy de que más de 25 carreteras siguen cortadas por la nieve acumulada, que en los puntos más altos supera los 70 centímetros.

Entre ellas están la autopista número 1, que conecta Tel Aviv con Jerusalén, y la 443, donde desde el jueves hay además numerosos vehículos abandonados que obstruyen el tráfico.

Los servicios de emergencia y del Ejército rescataron de ambas carreteras más de 1.500 personas que se vieron atrapadas por el temporal el jueves y el viernes.

Ayer, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y el Ejército israelí crearon un centro conjunto de mando para prestar asistencia a la población palestina y a los colonos.

Los cortes de electricidad son también continuos en ambos territorios.

En Israel, unas 40.000 familias se ven sin suministro desde ayer, sobre todo en lugares donde el temporal está siendo más duro y el fuerte viento ha tumbado postes de comunicaciones y electricidad.

En Cisjordania las interrupciones afectan intermitentemente al 60 por ciento de todo el territorio palestino, informó la agencia Maan.

En Tela Aviv, aunque sin nieve, la policía cortó anoche durante una hora la principal autopista de la ciudad debido a un crecida del río Ayalón.

La situación de emergencia ha alentado la inusual decisión del Gobierno israelí de permitir que el servicio de trenes funcione en la jornada de "shabat", día de descanso en el judaísmo, para evacuar a las familias que quedaron atrapadas en Jerusalén.

Dos trenes saldrán hoy con destino a la ciudad de Haifa, en una línea especial con paradas en todas las localidades.

Por otro lado, en la pauperizada Gaza continúa la situación de emergencia por el efecto del frío y de las riadas, que han anegado vasta zonas sobre todo en los campos de refugiados.

El vendaval ha causado medio centenar de heridos, mientras miles de personas han tenido que abandonar sus hogares en busca de refugio en colegios y centros de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA).

Los meteorólogos aseguran que después de las últimas 48 horas, particularmente duras, el temporal comenzará a amainar esta noche, aunque seguirá la ola de frío hasta por lo menos el lunes.