Temen la muerte de 700 migrantes tras naufragio

Cerca de 950 indocumentados partieron de Libia en un barco sobrecargado; no se ha confirmado la cifra de víctimas, solo 28 pudieron ser rescatados.
El buque mercante portugués Kim Jacob intentó auxiliar a la nave averiada, pero al acercarse los sin papeles inclinaron demasiado su nave.
El buque mercante portugués Kim Jacob intentó auxiliar a la nave averiada, pero al acercarse los sin papeles inclinaron demasiado su nave. (EFE)

Roma

Europa quedó conmocionada después de que un barco naufragara en el Canal de Sicilia y causara la desaparición de 700 inmigrantes que navegaban hacia Italia, según relataron los 28 rescatados, una cifra que, de confirmarse, supondría la muerte de más de mil personas en los últimos días.

Anoche, la Guardia Costera italiana había confirmado el rescate de 28 de los inmigrantes que viajaban en el barco y la recuperación de 24 cuerpos, mientras unidades navales de Italia y Malta proseguían la búsqueda de los casi 700 desaparecidos cerca de las costas de Libia.

El hecho ocurrió cerca de las cosas de Malta, siendo salvadas apenas 28 personas.

Carlotta Sami, vocera del alto comisionado de Acnur, declaró que si la cifra de los 700 desaparecidos resulta cierta, se habría producido “una verdadera hecatombe en el Mediterráneo”.

En 2014, unos 290 mil migrantes indocumentados cruzaron el Mediterráneo, de los cuales cerca de 3 mil 500 murieron en el intento. El primer ministro italiano, Matteo Renzi, confirmó que los supervivientes iban a ser desembarcados en la isla de Catania (sur de Italia), mientras que los cuerpos serán trasladados a Malta, que se ha ofrecido a acogerlos.

Según declaró un superviviente, en el barco iban “950 personas, de ellas, 40 a 50 niños y cerca de 200 mujeres”.

“Italia es un país que está trabajando en estos momentos para salvar vidas humanas, en colaboración con las autoridades de Malta”, declaró Renzi, quien dijo que evitar que más tragedias como esta se sucedan en el mar Mediterráneo “no puede ser solo labor” de estos dos países.

El líder del oficialista Partido Democrático (PD) dio estas declaraciones a la prensa después de una reunión de urgencia de su gabinete, convocada a raíz del naufragio ocurrido la noche del sábado.

Renzi pidió “endurecer la lucha contra los traficantes de seres humanos”, y calificó este fenómeno como “una gran plaga que afecta a Eurropa y al Mediterráneo”.

“Los europeos nos jugamos nuestro crédito si no somos capaces de evitar estas dramáticas situaciones”, dijo en respaldo a Renzi el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy. Su par francés, François Hollande, habló por teléfono con Renzi y el gobierno alemán abogó por más cooperación internacional contra las redes de tráfico de personas y en apoyo a la estabilización política de Libia.

El suceso ocurrió durante la noche del sábado, afirmó uno de los supervivientes a miembros del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Italia.Según este testimonio, los Guardacostas italianos recibieron una llamada avisando de que un barco con más de 700 personas estaba de peligro. Lejos del lugar, los guardacostas pidieron al barco mercante portugués King Jacob, que navegaba en las cercanías, desviarse para dar socoro. Cuando éste aproximó, los inmigrantes “se colocaron todos en el mismo lado de la nave y provocaron su hundimiento”, dijo Acnur.


PAPA FRANCISCO URGE A ACTUAR

El papa Francisco pidió que la comunidad internacional actúe con apremio en el Mediterráneo para evitar nuevos naufragios como el ocurrido la noche del sábado al domingo frente a Libia, que dejó unos 700 desaparecidos.

“Llamo a que la comunidad internacional actúe con decisión y rapidez para evitar que similares tragedias se repitan”, dijo el pontífice en la Plaza de San Pedro, después de la tradicional oración mariana.

“Son hombres y mujeres como nosotros, hermanos nuestros que buscan una vida mejor, hambrientos, perseguidos, heridos, explotados; víctimas de guerra. Buscaban la felicidad”, afirmó el Papa, de 78 años, quien dijo sentir un profundo dolor por esta nueva tragedia y aseguró que iba a rezar por las víctimas y sus familiares.

De confirmarse las muertes, sería la peor tragedia de inmigrantes en el Mediterráneo. En octubre de 2013 murieron 366 personas. El 15 de abril, la organización Save de Children informó que se temía la muerte de 400 personas, entre ellas numerosos niños, en el hundimiento de otra embarcación con inmigrantes.