Ted Cruz lanza su campaña a la presidencia de EU

El senador republicano de origen cubano dio la campanada inicial de su carrera para suceder a Barack Obama apelando en su discurso a los sectores más conservadores del electorado.
Ted Cruz y su mujer, Heidi, saludan tras anunciar su candidatura a la nominación republicana en la Liberty University de Lynchburg, Virginia
Ted Cruz y su mujer, Heidi, saludan tras anunciar su candidatura a la nominación republicana en la Liberty University de Lynchburg, Virginia (AFP)

Lynchburg

El senador de origen cubano Ted Cruz dio hoy la campanada inicial de la carrera para suceder a Barack Obama, al lanzar su candidatura a la elección presidencial de 2016 apelando en un discurso a los votantes más conservadores.

Pero para convertirse en el candidato republicano a la Casa Blanca, Cruz tendrá que competir en las internas del partido con otros fuertes aspirantes, entre ellos el exgobernador de Florida, Jeb Bush.

No obstante, se mostró optimista: "Creo en el poder de millones de valientes conservadores uniéndose para recuperar la promesa de Estados Unidos. Por eso es que anuncio que seré candidato a presidente de Estados Unidos", dijo Cruz, un abogado de 44 años y figura de proa del derechista movimiento Tea Party en el partido Republicano.

"Es un momento para la verdad, es un momento para la libertad. Es un momento para recuperar nuestra Constitución", proclamó. En un discurso pronunciado en la ultraconservadora universidad baptista Liberty, en el estado de Virginia (este), Cruz defendió la libertad religiosa, menos impuestos y el fin del sistema de salud privada subvencionada, impulsado por Obama y conocido como "Obamacare".

"Imagínense en 2017 un nuevo presidente firmando una legislación que rechace cada palabra del Obamacare", dijo Cruz, desatando una ovación en el auditorio universitario.

Cruz también se manifestó en favor de "abolir" el IRS, la dirección federal impositiva. "En vez de un código de impuestos que aplasta la innovación y que presiona a las familias, imagínense un simple impuesto único", propuso.

En la línea general con el discurso conservador estadunidense, Cruz propuso un gobierno que "no trate de abolir nuestras municiones" y que "proteja el derecho de tener y portar armas para los ciudadanos que respeten la ley".

Cruz también propuso un gobierno que "trabaje para defender la santidad de la vida humana y que sostenga el sacramento del casamiento", en una evidente referencia al aborto y a las propuestas sobre casamientos entre personas del mismo sexo.

Salto directo a la campaña

En su discurso de poco más de 20 minutos, Cruz hizo rápidas menciones a sus ideas sobre política externa. En este sentido, defendió un gobierno "que se plante, sin pedir disculpas a nadie, al lado de la nación de Israel". También pidió a sus interlocutores que imaginen un gobierno que "en ninguna circunstancia permitirá que Irán adquiera armas nucleares".

De esta forma, al colocar su nombre en el ruedo, Cruz dio el disparo de salida a las campañas para las elecciones presidenciales del próximo año, sorprendiendo como el primer candidato oficial de la carrera a la Casa Blanca.

Cruz decidió saltarse un paso tradicional entre políticos estadunidenses, el de la creación de comités exploratorios, y decidió directamente iniciar la campaña, lo que implica también el comienzo de la recaudación de dinero.

Instantes después del fin del discurso, la diputada Debbie Wasserman, presidente del Comité Nacional del partido Demócrata, emitió una nota donde afirmó que la visión de Cruz sobre el acto de gobernar es "irresponsable".

En el página oficial en la red Twitter, el partido Demócrata se limitó a comentar que Cruz, "el arquitecto del desastroso cierre del gobierno en 2013, es candidato a presidente".

A su vez, el comité nacional del partido Demócrata señaló en una nota que Cruz apenas repitió "una letanía de las más extremadas posiciones" del partido Republicano.

Dura pelea

La candidatura de Cruz busca consolidarse como la opción preferencial de los sectores más conservadores del partido Republicano, pero inclusive en esa disputa por espacio tendrá que enfrentar a otros candidatos igualmente fuertes.

Entre éstos se destacan el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, y el ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee. Entre los republicanos menos radicales se destacan el ex gobernador de Florida, Jeb Bush, y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.

A pesar de su apellido y de ser hijo de un exiliado cubano, Cruz no habla español (en una entrevista dijo que se crió hablando "spanglish") y un video lanzado hoy dirigido a la comunidad latina es doblado con la voz de un locutor profesional.

Cruz nació en Calgary, Canadá, de madre estadunidense, aunque desde muy joven se instaló en Texas, donde pasó toda su vida. De acuerdo con Cruz, aunque nació en Canadá heredó la nacionalidad de su madre y por lo tanto es un "estadunidense de nacimiento", como lo exige la Constitución para ocupar el cargo de presidente.

Como precaución, Cruz renunció en 2013 a su nacionalidad canadiense.