El Tea Party celebra sus cinco años de existencia

Los ultimos meses han sido difíciles para este movimiento ultraconservador, nacido en el Partido Republicano, pues ha sufrido reveses en el Congreso relacionados con la deuda pública, el ...
El senador Ted Cruz, figura destacada del Tea Party y potencial candidato por los republicanos a la presidencia en 2016
El senador Ted Cruz, figura destacada del Tea Party y potencial candidato por los republicanos a la presidencia en 2016 (AFP)

Washington

El grupo ultraconservador de los republicanos estadunidenses celebró sus cinco años de existencia prometiendo una nueva cruzada contra su odiado "Obamacare", en pleno pulso interno con los sectores moderados del partido. "Creo que leí en el New York Times que el Tea Party estaba muerto", exclamó el senador Ted Cruz provocando las risas de los militantes que celebraron el aniversario del movimiento en Washington. "El Tea Party es el evento político más entusiasmante de las últimas décadas", afirmó el legislador, conocido en el Congreso por su intransigencia y sus tendencias conservadoras.

Compuesto por una multitud de grupos locales y nacionales más o menos organizados, el Tea Party empezó su ascenso en el 2009, durante los primeros meses del gobierno del presidente Barack Obama, un periodo marcado por la recesión y un masivo plan de reactivación económica que incluyó millonarios rescates a los bancos. Pero los ultimos meses han sido difíciles para este movimiento que ha sufrido reveses en el Congreso relacionados con la deuda pública, el presupuesto y la reforma de la salud, el famoso "Obamacare".

"Estoy seguro de que revocaremos cada palabra del 'Obamacare'", dijo Ted Cruz, potencial candidato a las presidenciales del 2016. Como el resto de los líderes ultraconservadores, el senador prometió que la revolución (menos Estado y menos impuestos) sólo está empezando. Algunas personas influyentes del Tea Party reconocieron implícitamente que el movimiento había salido perjudicado por su imagen de obstruccionismo. "Si queremos vivir políticamente, nuestro mensaje debe de ser vital, optimista y de integración", dijo el senador Rand Paul, también posible aspirante para los comicios de 2016. "Podemos estar en desacuerdo con el presidente sin insultarlo", añadió.

En el Congreso, los legisladores del Tea Party están en guerra con el resto de los republicanos, que los consideran nocivos para el partido. El movimiento centra ahora su lucha en las primarias que preceden las legislativas del mes de noviembre. "No estamos en venta, estamos aquí para quedarnos", enfatizó el representante Tim Huelskamp.