Suspenden búsqueda de pasajeros de avioneta mexicana en Florida

El jefe de manejo de Incidentes, Todd Lutes, dijo "los guardacostas expresan el más sentido pésame a los familiares que perdieron a seres queridos en este trágico incidente".

Miami

La Guardia Costera de Estados Unidos suspendió hoy la búsqueda de los dos pasajeros restantes que estaban a bordo del Learjet 35 con matrícula mexicana XA-USD, que se estrelló el martes a tres millas al este de Fort Lauderdale.

"Los guardacostas de Estados Unidos y nuestros socios expresan el más sentido pésame a los familiares y amigos que perdieron a seres queridos en este trágico incidente", dijo el jefe de manejo de Incidentes, el capitán Todd Lutes.

Durante una rueda de prensa en la tarde de hoy, Lutes expresó además que "la Guardia Costera continuará ayudando a la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte en sus esfuerzos de investigación".

La noche del martes los guardacostas recibieron el informe de un accidente de avión en las costas de Fort Lauderdale por parte de la Administración Federal de Aviación (FAA), por lo que de inmediato los equipos de búsqueda y rescate fueron enviados para buscar posibles sobrevivientes.

"Después de buscar durante dos días, la Guardia Costera ha suspendido las operaciones de búsqueda y rescate hasta que se presenten nuevas pruebas", agregó Lutes.

Los guardacostas y las agencias de asistencia han investigado aproximadamente cuatro mil millas cuadradas en la búsqueda de posibles sobrevivientes y los restos del accidente.

También más de 454 kilos de desechos fueron encontrados y recuperados, los cuales fueron enviados a la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte.

Los restos de dos personas a bordo del Learjet fueron recuperados la noche del martes y transportados a la oficina del forense local en el condado de Broward en Florida.

La noche del martes, de acuerdo con informes preliminares, la avioneta Learjet 35 se dirigía a Cozumel (México) en una misión médica y acababa de dejar a un paciente en Fort Lauderdale cuando se produjo el accidente.

La portavoz de la Administración Federal de Aviación (FAA), Kathleen Bergen, confirmó que el avión sólo trasladaba a dos pilotos y dos pasajeros.

Tras despegar de Fort Lauderdale, el piloto detectó problemas mecánicos y pidió permiso a los controladores aéreos para regresar al aeropuerto, poco antes de producirse el accidente.

Las cuatro personas que viajaban a bordo del avión eran los pilotos José Hiram Galván y Josué Moreno Buendía, mientras los pasajeros eran Fernando Senties Nieto y Mariana González Isuna.