Supremo indio conmuta a perpetua la pena capital de asesinos de Rajiv Gandhi

Los magistrados tomaron esta decisión debido al retraso del presidente del país en valorar la petición de clemencia de los tres convictos.

EFE

El Tribunal Supremo de la India conmutó hoy la pena de muerte de tres hombres condenados por el asesinato del ex primer ministro Ravij Gandhi en 1991 por cadena perpetua, informó la prensa local. Los magistrados del Supremo encabezados por el juez P. Sathasivam tomaron esta decisión debido al retraso del presidente del país, Pranab Mukherjee, en valorar la petición de clemencia de los convictos Santhan, Murugan y Perarivalan, de acuerdo con la televisión NDTV.

El Gobierno del Partido del Congreso, de la dinastía Nehru-Gandhi, se oponía a la conmutación de la pena y el fiscal general, Goolam Vahanvati, afirmó que los convictos "no han expresado una palabra de remordimiento" en su petición de clemencia. El Ejecutivo reconoció que se ha producido un retraso al tomar una decisión en la petición de clemencia, pero argumentó que no ha sido irrazonable ni inexplicable y que no justifica la conmutación de la pena capital, según The Times of India.

El Supremo dejó, además, en manos del Gobierno del sureño estado de Tamil Nadu, donde se cometió el crimen, el indulto y la liberación de los asesinos de Rajiv. Los tres convictos están implicados en el atentado suicida que acabó en 1991 con la vida del ex primer ministro, jefe del Partido del Congreso, hoy en el poder, y marido de la actual líder de esa formación, Sonia Gandhi.

Murugan, Santhan y Perarivalan forman parte del grupo de 26 personas a quienes un tribunal especial condenó a muerte en 1998 por participar en la conspiración que puso fin a la vida de Rajiv. Los asesinos formaban parte del grupo rebelde de Sri Lanka los Tigres Tamiles, derrotados en 2009, y atentaron contra el mandatario por enviar tropas de paz a la isla en 1987.

El Tribunal Supremo de la India redujo en 1999 las penas de 22 de los condenados pero confirmó las de Murugan, Santhan y Perarivalan, así como la que pesaba sobre una mujer identificada como Nalini y a la que posteriormente se le conmutó por la de cadena perpetua. Hijo de la primera ministra Indira Gandhi -asesinada a su vez en 1984 por extremistas sij-, Rajiv Gandhi ocupó la jefatura del Gobierno indio desde ese año hasta 1989, cuando su formación, el Partido del Congreso, perdió en unas elecciones generales.