Sudán del Sur debe garantizar seguridad de estadunidenses: Obama

Mientras el presidente de EU, que ya inició sus vacaciones en Hawai, exhortó a los líderes del país africano a "apoyar nuestros esfuerzos en materia de seguridad" tras los recientes ataques a tres ...
Obama (R) greets soldiers upon arriving at Joint Base Pearl Harbor-Hickam in Honolulu, Hawaii
Obama (R) greets soldiers upon arriving at Joint Base Pearl Harbor-Hickam in Honolulu, Hawaii (AFP)

Washington, Honolulu

El presidente Barack Obama exhortó hoy a los dirigentes de Sudán del Sur a ayudar a garantizar la seguridad de los militares y ciudadanos estadunidenses en el país, tras un ataque en el que cuatro soldados resultaron heridos, según la Casa Blanca. El secretario de Estado, John Kerry, advirtió por su parte al presidente sursudanés, Salva Kiir, que la continuación de los combates pone en peligro la independencia de este país nacido en julio de 2011 tras la división de Sudán.

Obama, que hoy inició sus vacaciones en Hawaii, fue informado del ataque dirigido a tres aviones militares estadunidenses durante una operación de evacuación abortada en la ciudad de Bor y "señaló que los dirigentes de Sudán del Sur tienen la responsabilidad de apoyar nuestros esfuerzos en materia de seguridad del personal (militar) y de los ciudadanos estadunidenses en Juba y en Bor", según un comunicado. Estados Unidos evacuó a unos 300 de sus ciudadanos de Sudán del Sur esta semana y prácticamente cerró su embajada en Juba.

Cuatro soldados estadunidenses resultaron heridos hoy cuando participaban en una operación de evacuación aérea en Sudán del Sur, donde continúan los combates entre el ejército y los hombres del ex vicepresidente Riek Machar tras siete días de violencia.

Cerca de la ciudad de Bor, tomada por los hombres de Machar, una aeronave estadunidense fue alcanzada por disparos cuando intentaba, sin éxito, aterrizar para evacuar a ciudadanos de Estados Unidos, indicó un portavoz del Pentágono, que precisó que la misión fue cancelada. La operación estadunidense implicaba a tres aparatos que regresaron a Uganda, ya que el que fue alcanzado perdía combustible, según una fuente militar ugandesa y una fuente diplomática.

De acuerdo con la Casa Blanca, "el presidente (Obama) señaló la urgencia que había de ayudar a solucionar, mediante el diálogo, las diferencias en el interior de Sudán del Sur". En el séptimo día de combates entre el ejército y los rebeldes partidarios de Machar, Kerry se comunicó telefónicamente con el presidente Kiir, según el Departamento de Estado.

"El secretario de Estado dijo claramente que la continuación de la violencia ponía en peligro lo que se imaginó durante la independencia de Sudán del Sur" en julio de 2011, escribió en un comunicado la portavoz de la diplomacia estadunidense, Jennifer Psaki. Ambos "discutieron sobre la necesidad de evitar toda violencia étnica, su preocupación por el destino de miles de personas que huyen del conflicto, así como de la seguridad de los ciudadanos estadunidenses en Sudán del Sur", detalló Psaki.

Obama inició hoy en el soleado Hawai unas vacaciones de 16 días después de un año agotador en la Casa Blanca. Obama, su esposa Michelle, y sus hijas Malia y Sasha, además de sus dos perros Bo y Sunny, aterrizaron en Honolulu tras casi nueve horas de vuelo sobre las 23:30 hora del viernes (09:30 hora GMT del sábado), donde fueron recibidos por el almirante Samuel Locklear, jefe del Comando Asia-Pacífico de Estados Unidos; el gobernador de Hawai, Neil Abercrombie; y el alcalde de Honolulu, Kirk Caldwell. La familia Obama se trasladó luego a una residencia alquilada.

Obama comenzó 2013 con el discurso inaugural de su segundo mandato, en el que presentó un ambicioso programa de gobierno después de una exitosa campaña de reelección. Pero cerró el año el viernes en Washington con una pesada conferencia de prensa, en la que desvió negras evaluaciones de sus perspectivas e intentó con cautela un mensaje optimista para el 2014: "Estamos a punto de hacer cosas realmente buenas", dijo. Los segundos mandatos son siempre difíciles porque el cansancio, las promesas incumplidas y el deteriorado entusiasmo político agotan a los gobiernos.

La agenda de Obama, sin embargo, está empantanada por la parálisis del Congreso, y sus índices de aprobación han caído a mínimos históricos. "El final del año siempre es un buen momento para reflexionar y ver qué se puede hacer mejor el próximo año", dijo Obama en la rueda de prensa. "Así es como tengo la intención de tomármelo. Estoy seguro de que voy a tener aun mejores ideas después de un par de días de sueño y sol".

"La conclusión del año siempre es un buen momento para reflexionar y ver qué se puede mejor el año siguiente. Así es como espero plantearlo. Estoy seguro de que incluso tendré mejores ideas después de un par de días de sueño y sol", dijo a los periodistas en su rueda de prensa de fin de año en la Casa Blanca. Obama aterrizó al filo de la medianoche en Hawai tras un vuelo de casi nueve horas, donde fue recibido por el gobernador estatal Neil Abercrombie y otras autoridades locales.

También estaba presente Maya Soetoro-Ng, hermana del presidente, y con cuya familia Obama ha pasado las últimas navidades. La familia presidencial ha alquilado, como en años anteriores, una residencia frente al océano en la opulenta localidad de Kaliua. Obama tendrá tiempo para pensar en 2014, año que ha marcado como "de acción", y dejar así atrás algunas de las frustraciones de 2013. Entre ellas, destacan el fallido lanzamiento de la página online de la reforma sanitaria, el escándalo de espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional o el cierre parcial de la Administración federal como consecuencia de las batallas internas en el Congreso.

El mandatario ha viajado acompañado de un pequeño equipo de asesores entre los que figuran Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional; los portavoces Josh Earnest y Eric Schultz. Asimismo, también acompaña a la Primera Familia, Sam Kaas, cocinero de la Casa Blanca. Obama dedicará buena parte del tiempo a jugar al golf, uno de sus deportes favoritos, y tendrá la oportunidad de ver a viejos amigos de sus tiempos en el instituto donde estudió como adolescente en Honolulu.