Sospechosa de incidente en Washington está muerta: confirma policía

Al parecer la mujer intentó traspasar con su vehículo una barrera de seguridad de la Casa Blanca y a raíz de ello comenzó una persecución por parte del Servicio Secreto.

Washington DC -Baltimore

La sospechosa del incidente que comenzó hoy en Washington frente a la Casa Blanca y terminó con varios disparos en las inmediaciones del Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos, está muerta, según los medios, que citan a fuentes policiales y legislativas, así a testigos.

Según apuntan, la sospechosa, que iba en un vehículo negro, fue abatida a tiros por agentes policiales.

"La sospechosa en el vehículo, fue alcanzada por los disparos... ha sido declarada muerta", dijo la jefe de policía Cathy Lanier en conferencia.

El oficial Dine descartó que el incidente haya sido un acto terrorista y aseguró que se trató de un hecho "aislado" que las autoridades ya han dado por finalizado.

De acuerdo con las informaciones preliminares, el incidente comenzó en la avenida Pensilvania, frente a la Casa Blanca.

Al parecer la mujer intentó traspasar con su vehículo una barrera de seguridad de la Casa Blanca y a raíz de ello comenzó una persecución por parte del Servicio Secreto, el cuerpo encargado de la seguridad del presidente, que terminó en las inmediaciones del Capitolio, donde ocurrieron los disparos.

Al menos una veintena de vehículos policiales participaron en la persecución, que tuvo lugar en la conocida avenida que une la Casa Blanca con el Capitolio.

Un residente de la zona, David Loenberg, dijo a Efe que vio cómo varios agentes de policía rodeaban un vehículo negro que se estrelló contra la zona de control de acceso al Capitolio.

Según relató, aparecieron policías "por todos lados", enseñando las armas, y rodearon el vehículo y sacaron de él a un niño.

No se sabe si la sospechosa, que según algunos medios podría tener problemas mentales, estaba armada y, en un video grabado por un testigo y reproducido por varios canales de televisión, se ve a varios agentes de policía disparando contra su vehículo en marcha.

Durante la persecución hasta el Capitolio el vehículo de la sospechosa causó heridas a un agente de policía, que está fuera de peligro, de acuerdo con Dine.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue informado del incidente y el Capitolio y los edificios de oficinas aledaños fueron cerrados durante aproximadamente una hora.

Hay todavía una fuerte presencia policial en las inmediaciones del Capitolio, fundamentalmente en la zona sur, donde aparentemente se produjeron los disparos, según constató Efe.

Este incidente se produce poco más de dos semanas después del tiroteo ocurrido el 16 de septiembre en unas instalaciones de la Marina en Washington, en el que murieron trece personas, entre ellas el presunto autor de los disparos.