Sospechaba Israel que EU espió a ministro de Defensa

Según el "Yediot Aharonot", la Administración estadounidense había alquilado el piso frente al apartamento de Barak, ubicado en un rascacielos de Tel Aviv, en junio de 2007, poco después de que ...

Jerusalén

Tras la filtración del exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden de que EU espió al extitular de Defensa israelí Ehud Barak, hoy se informó de que Israel conocía que un marine estadounidense había alquilado un apartamento en la misma calle en la que residía el político.

Según el "Yediot Aharonot", la Administración estadounidense había alquilado el piso frente al apartamento de Barak, ubicado en un rascacielos de Tel Aviv, en junio de 2007, poco después de que el político israelí fuera designado responsable de Defensa.

Conforme al medio, Washington insiste en que no existe relación entre el nombramiento de Barak y el alquiler del apartamento como residencia de un marine que trabajaba para el Departamento de Seguridad de la Embajada estadounidense en Tel Aviv.

La inteligencia israelí sospechó que pudieron desarrollarse actividades de espionaje en el inmueble debido a la gran cantidad de equipamiento electrónico que entró en el piso.

Documentos clasificados publicados el pasado viernes por los periódicos "The Guardian" y "Der Spiegel" y filtrados por Snowden, parecen confirmar las sospechas israelíes de que la NSA y el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido interceptaron correos electrónicos del anterior Ejecutivo israelí entre 2008 y 2009, cuando Ehud Olmert era primer ministro y Barak titular de Defensa.

Las informaciones apuntaban a que cuentas de correo electrónico de las oficinas de ambos responsables fueron espiadas.

Barak ha declinado referirse al caso, aunque medios locales consignan hoy que nunca descartó la posibilidad de ser objeto de seguimiento desde que en 1983 se convirtiera en jefe del Departamento de Inteligencia del Ejército israelí.

A su vez, la oficina de Olmert indicó en un comunicado difundido el viernes que, si las informaciones publicadas son ciertas, la dirección de correo electrónico en cuestión supervisada era una cuenta pública de la Oficina del Primer Ministro y subrayó que "las opciones de que se huya producido algún daño son escasas o nulas".

Fuentes familiarizadas con el estamento de Defensa estiman, sin embargo, que las recientes revelaciones podrían tratarse de la punta del iceberg, y no descartan la existencia de situaciones más delicadas objeto del espionaje estadounidense.

El ministro para Asuntos Estratégicos de Israel, Yuval Steinitz, calificó anoche en un canal de televisión local los hechos de "inaceptables".

"Nosotros no seguimos al presidente de EU, a la Casa Blanca o al Departamento de Defensa. Nuestra conclusión es que no sólo países árabes tratan de espiarnos, sino también países amigos", manifestó.

Fuentes oficiales israelíes citadas por los medios subrayaron que a la luz de las supuestas actividades de espionaje estadounidense, la detención del exoficial de inteligencia de la Marina estadounidense Jonathan Pollard, declarado culpable de espiar para Israel y condenado a cadena perpetua en 1987, no tiene razón de ser y han exigido su puesta en libertad.