Sondeo revela que 42% de habitantes de Toronto mantienen su apoyo al alcalde

A pesar de los escándalos en que se ha visto envuelto por sus adicciones, Rob Ford conserva un importante apoyo popular, principalmente en las categorías sociales menos favorecidas y con menores ...
El alcalde de Toronto, Rob Ford, entre dos guardias de seguridad
El alcalde de Toronto, Rob Ford, entre dos guardias de seguridad (Reuters)

Montreal

El apoyo al alcalde de Toronto, Rob Ford, no parece verse afectado por las revelaciones sobre sus adicciones, según un sondeo publicado hoy y que le atribuye un 42% de opiniones favorables. El estudio del Instituto Forum Research revela que las categorías sociales menos favorecidas y con menores niveles de educación constituyen sus principales apoyos. El sondeo se llevó a cabo esta semana con una muestra de 1,049 habitantes de Toronto. Otra encuesta similar realizada hace dos semanas mostraba un respaldo del 44% de la opinión hacia el alcalde.

Ford se niega a dimitir a pesar del escándalo provocado por su tardía confesión sobre sus problemas con las drogas y el alcohol. El Consejo municipal de Toronto votó el lunes la transferencia de los poderes del alcalde a su número 2, Norm Kerry. Una medida con la cual el 60% de los habitantes de la ciudad estaría de acuerdo, según el sondeo.

La encuesta se conoce el mismo día que el principal periódico de la ciudad, The Toronto Star, publica nuevas alegaciones de que Ford ha maltratado a su esposa y sobre que la Policía parece estar tratando de forma especial al influyente empresario y político. La encuesta fue realizada el 20 de noviembre y señala que un 42 % aprueba el trabajo de Ford mientras que un 58 % lo desaprueba. El sondeo se realizó con preguntas a 1,049 habitantes de la ciudad y tiene un margen de error del 3 %.

Ford, un político populista conservador, fue elegido como alcalde de la mayor ciudad canadiense en 2010 con un programa de reducción de impuestos. Según ha declarado él mismo, ha ahorrado mil millones de dólares a la ciudad desde que llegó a la alcaldía, aunque los análisis realizados por varios medios de comunicación y expertos colocan la cifra muy por debajo de ese número.

Ford se ha convertido en las últimas semanas en el hazmerreír de los principales canales de televisión por su comportamiento errático y sus declaraciones insólitas, entre otras negar ante las cámaras de televisión que ofreciera sexo oral a una empleada porque tiene más que de sobra "con lo que tiene para comer en casa".

Varios medios informaron en mayo de este año sobre la existencia de un vídeo en el que Ford aparecía fumando "crack" cuando individuos relacionados con el mundo del tráfico de drogas de Toronto intentaron venderlo por 200 mil dólares. Ford negó entonces la existencia del vídeo o que hubiese fumado "crack". A principios de noviembre, tras meses de intensas presiones por parte de periódicos canadienses para saber si las autoridades estaban en posesión del vídeo, el jefe de Policía de Toronto, Bill Blair, anunció que habían conseguido las imágenes tras una redada entre grupos de narcotraficantes de la ciudad.

Tras una semana esquivando a los medios de comunicación, Ford reconoció que había fumado "crack", que desde que se convirtió en alcalde había comprado drogas y que conducía ebrio. Pero añadió que no era un adicto o alcohólico y que estaba dispuesto a presentarse a la reelección. Medios de comunicación canadienses consiguieron que las autoridades judiciales revelaran la casi totalidad de una investigación policial iniciada en mayo en la que el nombre de Ford aparece en numerosas ocasiones.

La investigación policial recoge que Ford se emborracha frecuentemente, abusa física y verbalmente de sus subordinados y frecuenta delincuentes y supuestas prostitutas. Hoy The Toronto Star dijo que la Policía ha tenido que acudir en varias ocasiones al domicilio familiar de Ford por denuncias de maltrato familiar, la última vez en agosto de este año. En 2008 Ford fue acusado de amenazar con matar a su esposa, pero los cargos fueron retirados por el fiscal por las declaraciones "inconsistentes" de la mujer de Ford.

El periódico también señaló que en todas las ocasiones en las que se requiere una presencia policial en el domicilio de Ford, la Policía envía siempre a un oficial de alta graduación. A pesar de la investigación policial sobre las relaciones de Ford con el mundo de la droga, y que fue realizada por inspectores de la unidad de homicidios "porque el jefe de Policía quería limitar la interacción con agentes locales", el alcalde de Toronto no ha sido acusado de ningún delito por las autoridades.