"Snowden ha dado un regalo a los terroristas": Jefe de inteligencia británica

Andrew Parker advirtió hoy que tras las revelaciones del ex analista estadunidense en el Reino Unido hay miles de extremistas islámicos que ven a los habitantes como "blancos legítimos", y auguró ...
Papeles de asilo temporal de Edward Snowden
Papeles de asilo temporal de Edward Snowden (AFP)

Londres

La filtración del ex asesor de Inteligencia estadunidense Edward Snowden ha sido "un regalo" para los terroristas. Así lo calificó Andrew Parker, en su primera rueda de prensa desde que llegara a la dirección del MI5, el conocido como "caso Snowden", en el que el ex técnico de la CIA desveló una trama de espionaje masivo de las comunicaciones por los servicios secretos estadunidenses.

En una dura rueda de prensa, el jefe de los servicios de inteligencia británico afirmó con rotundidad que el "caso Snowden ha causado el mayor daño en la historia de la seguridad occidental y, en especial, a la capacidad de los servicios de inteligencia británicos". Parker dijo que esta información "causó un enorme daño", pues ha facilitado a los terroristas datos valiosos para sus actividades.

Anoche, en un discurso en el Real Instituto de Servicios Unidos de Londres, Parker aseguró que, tras las filtraciones del ex analista estadunidense a la prensa, muchos de los miles de extremistas islámicos que residen en Reino Unido "ven a los británicos como un objetivo legítimo".

El jefe del MI5 dijo que sus servicios "enfrentaban crecientes amenazas procedentes de frentes cada vez más numerosos", en su discurso en Londres, el primero desde que asumió el cargo, en abril.

Según él, es de esperarse uno o dos intentos de actos terroristas, cada año, en el Reino Unido. Al Qaeda y sus afiliados siguen siendo la amenaza "más directa e inmediata" , dijo, pero consideró que también había "buenas razones para estar preocupados por la situación en Siria".

Parker defendió el uso de la interferencia de comunicaciones contra esta amenaza, rechazando las acusaciones de espionaje indiscriminado, practicado por la GCHQ , la agencia de inteligencia electrónica británica, responsable en particular de las escuchas.

"Lejos de hurgar en todos los rincones de la privacidad, limitamos estrechamente nuestro trabajo a quienes representan una amenaza", afirmó, agregando que había mecanismos para proteger a los ciudadanos.

Con treinta años de experiencia en el MI5, antes de ser nombrado director general, Parker fue subdirector general y también estuvo a cargo de la división antiterrorista cuando se produjeron los atentados de Londres del 7 de julio de 2005, perpetrados por cuatro terroristas suicidas contra la red de transporte de Londres.

Asimismo, el director del MI5 admitió las dificultades para seguir de cerca las actividades de los terroristas puesto que las nuevas tecnologías les permiten diversas formas de comunicación. En ese sentido, defendió la labor del servicio de escuchas de Cheltenham, al oeste de Inglaterra, conocido como GCHQ, que, en su opinión, realiza una labor vital para defender al Reino Unido.

Parker también criticó las filtraciones a la prensa que revelan los métodos para la GCHQ en materia de escuchas electrónicas, diciendo que causaban "enormes daños" y daban "ventajas a los terroristas".

"En la práctica, la realidad del trabajo de inteligencia es que nosotros sólo nos centramos de manera intensa en un pequeño número de casos en un momento determinado", agregó. El director general del servicio de contraespionaje admitió, no obstante, que la agencia "no es perfecta" y que siempre "hay cosas que aprender" y "hacer mejor".

El máximo responsable del contraespionaje británico afirmó en su primer discurso público que la red Al Qaeda y sus grupos asociados en Pakistán y Yemen presentan la "amenaza más directa e inmediata" contra el Reino Unido. El diario [i]The Guardian[/i] publicó en junio últimos documentos proporcionados por Edward Snowden y que detallan la cooperación entre la GCHQ y los servicios de EU.

Durante su intervención, el jefe del MI5 también mencionó el caso de personas residentes en el Reino Unido que han viajado a Siria para luchar en el conflicto civil en ese país y recalcó que, "en el futuro, hay una buena razón para estar preocupados por Siria".

Entre otras cosas, dijo que un total de 330 personas han sido condenadas por delitos relacionados con el terrorismo en el Reino Unido entre el 11 de septiembre de 2001 y el 31 de marzo de 2013.